Ingrid Álvarez, directora de la Unidad de Consultoría de Metrics. ESPECIAL
La mayoría de los comentarios asociaron a Ricardo Anaya con la palabra corrupto, con los sobornos que presuntamente recibió para aprobar la Reforma Energética

El regreso de Ricardo Anaya a la vida pública del país fue muy replicado por medios de comunicación en sus plataformas digitales, pero el impacto fue negativo y de poca relevancia entre los usuarios de redes sociales, de acuerdo con un análisis de datos realizado por la empresa Metrics.

El 71 por ciento del volumen de conversación en redes sociales sobre el excandidato panista fue comentarios negativos; mientras que el 29 por ciento tuvo publicaciones positivas, explicó Ingrid Álvarez, directora de la Unidad de Consultoría de Metrics anoche en el programa Conversando, conducido por el periodista Carlos Arredondo.

La mayoría de los comentarios asociaron a Ricardo Anaya con la palabra corrupto, con los sobornos que presuntamente recibió para aprobar la Reforma Energética, con Emilio Lozoya y la investigación que liga al panista con el caso Odebrecht.

Además apareció con frecuencia el “hashtag” #RickyRikinCanallin y Chicken Little, apodos recibió Anaya desde que participó como candidato del PAN a la presidencia de México, es decir, la imagen negativa de los políticos es muy difícil de quitar porque conectó emocionalmente con la gente, aclaró la especialista Ingrid Álvarez.

Por el contrario, las publicaciones positivas refirieron que se trató de un complot de la Cuarta Transformación el anuncio de que la Unidad de Investigación Financiera (UIF) iniciara un proceso contra Anaya, y que el retorno del político guiaría a la oposición de derecha.

Sin embargo, el regreso de Ricardo Anaya no tuvo mayor impacto después de la publicación de su primer video, pues los medios de comunicación principalmente este contenido en sus portales digitales, pero no le dieron continuidad los días siguientes, y la salida del segundo video prácticamente no tuvo relevancia.

Esto se comprobó con el análisis de dato de Metric, que mostró que el comportamiento en redes sociales tuvo su apogeo con el primer video y luego cayó rápidamente porque los usuarios dejaron de comentar y porque surgieron otros temas relevantes en la agenda pública.

Sobre los temas de conversación relacionados con Ricardo Anaya, el 87 por ciento apuntó la investigación de la UIF por el caso Odebrecht, el 12 por ciento compartió el video, y el 1 por ciento mencionó al libro con el que pretende recorrer el país.