Hallado en la madrugada. En septiembre pasado, Jorge, de 24 años, había intentado cortase las venas, por lo que recibía acompañamiento emocional. JETZA MÚZQUIZ
Víctima de suicidio recibía atención psicología pues ya tenía antecedentes

No sólo era preso de la justicia, también de problemas mentales, lo que orilló a un interno del Centro de Reinserción Social Varonil (Cereso) a cometer suicidio durante la madrugada de ayer.

Las autoridades penitenciarias informaron a la Unidad de Investigación de Homicidios de la FGE para tomar conocimiento del deceso de Jorge Álan “N”, de 24 años, quien fue hallado muerto cerca de las 4:15 de la mañana.

Uno de los custodios indicó hacía un recorrido cuando escuchó gritos que provenían del Centro de Observación y Clasificación, acudiendo hasta la celda 11 del sector norte.

Ahí, los internos Adrián Iván C., de 22 años, Jesús Alberto P., de 19, y Marco Antonio F., de 26 años, habían encontrado en el área de regaderas a Jorge, ahorcado con una soga que amarró a una de las tuberías.

Trascendió que el fallecido purgaba una condena por el delito de robo calificado; ingresó el 6 de octubre del presente año al penal. Actualmente era procesado por el delito de robo de autopartes por lo que se cumplimentó una orden de aprehensión el 7 de octubre, pero al quedar absuelto de éste, terminó purgando el primer delito mencionado.

Jorge ya tenía antecedentes de atentar contra su vida en septiembre, cuando intentó cortarse las venas, por lo que canalizado al área de psicología donde llevaba acompañamiento emocional.

El cuerpo del finado fue trasladado al Semefo para la necropisa de ley, en tanto que sus familiares fueron informados para que acudieran a realizar el reclamo del cuerpo.

Con este caso suman 80 víctimas de suicidio en la región surestes de Coahuila.