En el caso de la industria automotriz mexicana consideró que verá impactada cuando la segunda ola llegue a estados como Michigan, California y Texas. ESPECIAL
El CEO de Capital Analyst afirmó que México resentirá las afectaciones en EU

Mientras que estados como Nueva York y Chicago empezaron a tomar medidas ante una segunda ola del COVID-19, el CEO de Capital Analyst, Raymundo Díaz Robles, señaló que en ese país una segunda ola tendrá impactos más negativos que la primera.

“Puede ser mayor el número de contagios y mortandad, aprisionaría bastante la situación del consumo, mayor que en el primer confinamiento de marzo-mayo y afectaría de lleno las peticiones de producción en el estado el próximo año y estaríamos viendo más prolongados los cierres técnicos entre enero y febrero”, indicó.

Díaz Robles consideró que una segunda ola puede impactar hasta un 30% más la producción y eso es adicional a lo que ya impactó la primera ola del COVID-19, con ello la reactivación económica que se esperaba para diciembre, presentaría otra vez recaídas.

“Con la segunda ola el impacto se ve más en la economía porque tenemos dos situaciones simultáneas como es la velocidad en el número de contagios y la mortandad, por ello, si esta enfermedad continúa acelerándose, prácticamente el impacto será en todos los indicadores desde empleo, inflación, tipo de cambio, Producto Interno Bruto y tasa de interés”, aseguró.

Aunque apenas Nueva York y Chicago a extremar medidas ante el aumento de contagios por COVID-19, indicó que México resentirá más el impacto cuando lo hagan los estados fronterizos como California, Texas, Arizona, toda vez que aumentarían las restricciones de paso y caería entre un 80 a 90% el consumo, además las exportaciones presentarían una caída adicional del 20%, afectando noviembre, diciembre y enero.

En el caso de la industria automotriz mexicana consideró que verá impactada cuando la segunda ola llegue a estados como Michigan, California y Texas, en el caso de estos últimos dos porque afectaría también el consumo.