Archivo
El serpentinero mexicoamericano de nuevo enfrenta a la justicia por problemas legales extradeportivos de mucha gravedad

El serpentinero mexicoamericano Sergio Mitre vuelve a estar en el ojo del huracán por dificultades con las autoridades al vivir problemas extradiamantes, sin embargo, esta vez son graves al ser considerado como “principal sospechoso” en la muerte de una menor de edad y presunta violación, según fuentes.

De lo que no hay duda es que el antecedente de violencia vivido por el serpentinero de los Saraperos de Saltillo en 2019 no ayuda en nada a su situación.

A finales de agosto del año pasado Mitre fue detenido por agresión tras un bochornoso altercado en un hotel donde habría atacado a su entonces pareja sentimental.

En aquel momento Jorge Verduzco Rosán, uno de los empresarios que conforman la directiva de la organización, aseguró que el pelotero sería dado de baja, pues su comportamiento no era nada aceptable en los ideales del club. Sin embargo, tras pagar una indemnización y ofrecer una disculpa pública, Mitre fue liberado de los cargos y recibió una “nueva oportunidad”, tanto en la sociedad como en el beisbol.

La opinión pública se dividió, tal como vuelve a hacerlo hoy en día, pues trascendió que la muerte de la menor, hija de la actual pareja de Mitre, con quien presuntamente vive en unión libre desde hace algunos meses, se debió a un schok hipovolémico por laceración de una arteria, producto de un golpe, por lo que se sospecha de maltrato u omisión de cuidados.

Al momento de ser detenido por las autoridades, a Mitre, además, se le habrían encontrado sustancias prohibidas.

La investigación continúa y se espera que sea pronto cuando las autoridades den el informe final de los hechos. Lo que es una realidad es que la carrera del serpentinero, o al menos su relación con la Nave Verde, pende de un hilo.

QUÉ ESTABA HACIENDO TRAS SU PRIMER INCIDENTE

Tras haber dejado atrás el problema extradeportivo del 2019, el cual impidió que el serpentinero pudiera jugar el cierre de la temporada y los playoffs, Mitre se quedó en Saltillo para seguir trabajando en lo físico y estar listo para responder a la oportunidad que el club le había otorgado.

Mientras muchos peloteros emigraron a los equipos del beisbol de invierno, Sergio Mitre se quedó en Saltillo el resto del año pasado, fue visto trabajando en el Parque Madero y el Estadio Olímpico. A inicios de este 2020 estaba listo para realizar la pretemporada, sin embargo, la pandemia del coronavirus interrumpió los trabajos de los equipos de la LMB y terminó por cancelar de forma definitiva la campaña.

El serpentinero se mantuvo en la ciudad, continuó con sus rutinas de ejercicios en las instalaciones del Parque Madero junto a otros peloteros, además de utilizar la pista del Olímpico, donde habría conocido a su pareja actual y madre de la pequeña fallecida.

Además, recientemente, comenzó un negocio de venta de comida que involucra a otros jugadores de la Nave Verde para salir adelante económicamente al quedarse sin jugar.

También estaba entre sus planes la creación de una academia de beisbol que recibiría a gente de todas las edades, especialmente niños y jóvenes.

Durante todo este lapso, Mitre también se dedicó a tratar de limpiar su imagen participando en labor social con el club; sin embargo, este nuevo suceso vuelve a ponerlo contra las cuerdas.

A LA ESPERA DE INFORMACIÓN OFICIAL

El Club Saraperos de Saltillo señaló que reprueban toda conducta que no represente sus valores, sin embargo, ha omitido declaraciones sobre el tema en específico, pues están a la espera de que las autoridades definan la situación legal de Sergio Mitre, quien se mantiene con etiqueta de “presunto”.

Cortesía Saraperos

Carlos R. Verástegui

Egresado de la Generación XXV de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila.

Con 10 años de experiencia en cobertura del deporte amateur y profesional de Saltillo y la región. Se desempeña como reportero y CoEditor de la Sección EXTREMO del Periódico VANGUARDIA.