Foto: Especial
Difieren Guajardo y Videgaray sobre acuerdo final del TLCAN. Niega ministra canadiense que el tema de autos frene todo el proceso

Washington. El titular de la Secretaría de Economía (SE), Ildefonso Guajardo, indicó ayer que queda mucho por hacer antes de alcanzar un acuerdo sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). En contraste, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, señaló que los tres integrantes estarían razonablemente cerca de concluir la renegociación.

Avanza, avanza, pero no es fácil. Hay muchos temas que tratar, resaltó Guajardo ante periodistas tras reunirse con el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, quien visitará China la próxima semana.

Al ser consultado sobre si se puede llegar a un acuerdo antes de que el funcionario estadunidense salga de Estados Unidos, Guajardo enfatizó: Va a depender de nuestra capacidad y creatividad. Hacemos lo mejor, pero quedan muchas cuestiones pendientes.

En tanto, Videgaray señaló: Fue una buena reunión de trabajo. Estamos avanzando y nos vamos a volver a ver mañana en la mañana.

Pese a que Estados Unidos quiere un acuerdo rápido para evitar un choque con las elecciones presidenciales del primero de julio en México, los tres socios comerciales permanecen trabados en las reglas sobre requerimientos mínimos de contenidos para los autos.

La canciller canadiense, Chrystia Freeland, rechazó la idea de que ese punto frene todo el proceso. En esta semana se han dado progresos significativos sobre el tema, destacó antes de reunirse con Lighthizer.

La funcionaria informó que no viajará a la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, que se lleva a cabo hoy en Bruselas, Bélgica, y que se quedará en Washington el tiempo necesario.

Guajardo también decidió permanecer en Washington por el resto de la semana.

Por su parte, el subsecretario de Industria y Comercio, Rogelio Garza Garza, declaró que la renegociación del TLCAN se encuentra en un momento cúspide y que pronto habrá un cierre para tener un acuerdo en principio entre México, Estados Unidos y Canadá.

Pronto, en días, vamos a tener una propuesta de cierre, señaló al ser abordado en la feria industrial de Hannover Messe.

El funcionario reiteró que el equipo negociador mexicano mantiene su posición de rechazo a las cláusulas de extinción y temporalidad agrícola, al considerar que éstas no le dan certeza jurídica a los inversionistas.

¿Quién va a invertir en una planta en México, cuando se sabe que el tratado va a acabar en cinco años y va a ver incertidumbre sobre si continúa o no?, expresó en entrevista con Notimex.

El Center for Automotive Research (CAR, por sus siglas en inglés) presentó un estudio según el cual las propuestas de Estados Unidos sobre las normas de origen que determinan qué porcentaje de un auto debe ser fabricado en la región para evitar aranceles podría perjudicar a los consumidores estadunidenses y disminuir las ventas.

Para el CAR, las actuales propuestas sobre las normas de origen de los automotores podrían forzar a los fabricantes de vehículos y autopartes estadunidenses a trasladarse a regiones de menores costos fuera de Norteamérica.

Los aranceles para vehículos que no cumplan con las exigencias propuestas de las normas de origen implicarán un impuesto mínimo de entre 2 mil 100 millones y 3 mil 800 millones de dólares a los consumidores estadunidenses, y si los fabricantes lo traspasan el costo total, las ventas podrían caer hasta en 150 mil unidades cada año, calculó.

Representantes de Estados Unidos, México y Canadá han trabajado por semanas para llegar a un pacto sobre el TLCAN, pero hay cuestiones en las que no han llegado a posturas comunes, como en el tema de los autos.