Detalla Hacienda que la afectación de participaciones por estado fue encabezada por la Ciudad de México, con 100%. ESPECIAL
El incremento de este indicador fue de 5.5% anual en 2020, lo que representó la mayor variación en los últimos cuatro años

CDMX.- La deuda de las 32 entidades y de los municipios del país ascendió a 637 mil 275 millones de pesos en el año de la pandemia, una cifra 33 mil 423 millones mayor que la de un año antes, mostraron datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Significa que a diario los estados del país, junto con la Ciudad de México, contrajeron compromisos con diversos acreedores a un ritmo de 91.3 millones. Dicho de otro modo, la cifra con la que avanzó la deuda estatal fue casi similar al presupuesto de la Secretaría de Marina (33 mil 558 millones de pesos) el año pasado.

El incremento de este indicador fue de 5.5% anual en 2020, lo que representó la mayor variación en los últimos cuatro años y que en gran medida se explica por los efectos de la crisis sanitaria y la caída de la economía nacional.

Respecto al inicio del siglo (2001), hoy la deuda de los gobiernos subnacionales es seis veces mayor, aunque el disparo más significativo de estos compromisos financieros se observó entre 2009 y 2011, cuando en promedio las tasas se elevaron 24%.

La entidad que más vio incrementar sus pasivos en el año de la pandemia fue Yucatán, que gobierna el panista Mauricio Vila Dosal, y donde la deuda pasó de 4 mil 115 millones de pesos en 2019 a 8 mil 259 millones en 2020, un aumento de 101%.

Le siguió Jalisco, que tiene como mandatario a Enrique Alfaro Ramírez, de Movimiento Ciudadano, y en donde los compromisos pasaron de 19 mil 955 millones de dólares a 29 mil 286 millones, un incremento de 47%.

A la lista de entidades que durante la crisis sanitaria se elevó la deuda se suman Guanajuato, con 36%; San Luis Potosí, 30%; Durango y Colima, 21%, cada una; Aguascalientes, 15%, y Michoacán, 12%.

PARTICIPACIONES AFECTADAS

La Secretaría de Hacienda detalló que la afectación de participaciones por estado fue encabezada por la Ciudad de México, con 100%; seguida de Nuevo León, con 92%; Estado de México, 82%; Coahuila y San Luis Potosí, con 80%, en cada caso.

Las participaciones federales son los principales ingresos de los gobiernos estatales y mediante estos recursos respaldan o garantizan con los acreedores la deuda que contraen.