Archivo
El responsable usó su fuerza para agredir a su pareja, posteriormente tomó un objeto contundente para lesionarla en el rostro

La audiencia de juicio oral de Gregorio Luna Rodríguez, “El Lagrimita”, se sigue extendiendo, y esta vez porque no se presentó un testigo y se dio de plazo hasta hoy por la tarde para dictarle sentencia absolutoria o condenatoria.

Ya casi se cumple el año de que se registró el feminicidio de Alma Griselda Vásquez, y aunque se supone que con el nuevo sistema de justicia penal los incidentes se resuelvan en un plazo no mayor de cinco meses, el proceso continúa.

Ayer se tenía previsto culminar con las últimas declaraciones sobre el caso de feminicidio y posteriormente dar el fallo pero una testigo no se presentó y mediante su representante pidió comparecer hoy jueves.

Ya van un total de 10 personas que han declarado en torno a este lamentable hecho que ocurrió la noche del 31 de diciembre del año pasado en el callejón Lázaro Cárdenas, entre Chichimecas y Huachichiles de la colonia Nuevo Teresitas, al sur de la ciudad de Saltillo.

El responsable usó su fuerza para agredir a su pareja, posteriormente tomó un objeto contundente para lesionarla en el rostro y de esa manera acabar con su vida.

En un callejón...

Mujer de entre 35 y y 40 años, vestía mallones de color negro a la altura de las rodillas, además un suéter color rojo que le cubría el rostro y ropa íntima sobre su cabeza; como seña particular tenía un tatuaje en la nuca que representaba dos pies y dos nombres: “Orlando”, arriba, y “Eduardo”, en la parte de abajo. 

Así fue la decripción de Alma Griselda Vázquez Pérez cuando agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado encontraron su cadáver alrededor de las 09:00 de la mañana del 1 de enero de este año. La Policía Municipal y Ejército Mexicano, acudieron a un callejón ubicado entre Huachichiles y Chichimecas, sobre la calle Lázaro Cárdenas, luego de recibir el reporte de una persona sin vida.

La necropsia realizada al cuerpo arrojó que la causa de la muerte fue laceramiento de hígado por golpes. 

Autoridades encontraron al culpable en Ramos Arizpe, apenas 4 días despúes del asesinato de Griselda. Gregorio Luna Rodríguez transitaba en estado de ebriedad por las calles de dicha loclidad cuando policías municipales lo detuvieron por actos agresivos, pero al detenerlo, encontraron manchas de sangre en la ropa de Luna Rodríguez, situación por la que confesó su crimen.