Guardia. Los habitantes de Jagüey de Ferniza montan vigilan que personal de Agsal no ingrese a los pozos. / Omar Saucedo
Campesinos afirman, por su parte, que la paramunicipal explota indebidamente cuatro pozos de Jagüey de Ferniza

Hoy por la mañana, el empleado sindicalizado de Aguas de Saltillo que laboraba en la operación de los pozos del ejido Jagüey de Ferniza, interpuso una demanda contra quien resulte responsable por el delito de “privación ilegal de la libertad”. 

Por su parte, los ejidatarios negaron los hechos nuevamente, y dicen que hasta el momento la paramunicipal no se ha acercado para dialogar; “sólo les pedimos que nos regresen el servicio de agua”, dicen. 

Aunque Agsal notificó que los ejidatarios han sido proveídos durante los últimos años por más de 5 mil metros cúbicos de agua al mes, los ejidatarios reiteraron que a la fecha no ha llegado ni una gota de agua a los inmuebles particulares. “Si Aguas decide no trabajar ya, que recojan su equipo y ya. Veremos cómo proveeremos agua para la comunidad”, expresan.

También argumentan que aunque Agsal ha dicho mediáticamente que están abiertos los problemas, los ejidatarios constataron que las autoridades no han respondido al teléfono en ninguna ocasión, ni han existido propuestas para solucionar la problemática en los últimos días.

Además, Agsal interpontrá una segunda denuncia contra los ejidatarios por el delito de daños contra quien resulte responsable, ya que, afirma, dañaron las instalaciones de la empresa, a lo que Fermín Carrizales, comisariado del ejido, constató que nunca sucedió algo por el estilo.

Aguas de Saltillo —mediante su portavoz—, aseguró que aunque no se han notificado fallas en el sur y surponiente donde se abastecen de estos pozos, más adelante sí podría haber afectaciones, pero están dispuestos a solucionarlas.

Archivo

ANTECEDENTES DE AGSAL
Aguas de Saltillo también enfrenta problemas legales con ejidatarios de Tanque de Emergencia, quienes reclaman el pago de 46 millones de pesos por la explotación indebida de los pozos del ejido.

En mayo de 2016 y según la resolución final expedida por el Tribunal Agrario de Nuevo León, en el expediente 669/2012 se indica que la paramunicipal deberá indemnizar con 46 mdp a cerca de 80 familias o de lo contrario ellos podrían embargar bienes de Agsal y ser multados por más de 8 mil pesos.

Los hechos
> Los terrenos donde se ubican los pozos están a nombre de los ejidatarios.
> Los afectados afirman que Agsal sustrae, a discreción, el líquido de los pozos, pero no distribuye agua al ejido.
> Agsal los acusa de deberle 700 mil pesos por concepto de mantenimiento de los pozos.
> Ellos afirman que nunca han donado ni arrendado los terrenos donde se ubican los pozos.
> Por 15 años, Agsal ha extraído el agua de Jagüey de Ferniza.
> 77 ejidatarios montan guardias para evitar que Aguas de Saltillo reanude la extracción del agua.