ARCHIVO
Los precios de una cremación oscilan entre 10 mil y 14 mil 500 pesos, según la empresa que presta el servicio, no obstante no han aumentado sus precios ante la demanda

Ante la saturación de las funerarias en Nuevo León por la pandemia del COVID-19, cadáveres del vecino estado son traídos a Saltillo para su cremación.

Manuel Saldaña Ramírez, gerente general de Funerales Martínez, informó que a partir de esta semana comenzaron a recibir cuerpos de Monterrey, por lo que están incinerado alrededor de seis cadáveres, aunque tienen una capacidad de hasta 20 cuerpos por día.

“Nosotros en Saltillo somos la empresa más grande de ramo (…) lo cual nos permite atender los servicios de nuestra marca que se dan en la vecina ciudad. Es una cuestión de humanidad. Tú ves en Monterrey que las clínicas ya están como Italia o CDMX. En algunos casos nos lo traemos al crematorio de Saltillo”, señaló Saldaña.

El intercambio tiene apenas algunos días y trabajadores de la empresa, de manera extraoficial, mencionaron que durante estos días últimos días al menos 9 cuerpos han sido recibidos provenientes de dicha ciudad.

Sólo son tres empresas funerarias las que ofrecen los servicios de cremación en la ciudad, las cuales tienen a su disposición cuatro hornos.

AUMENTAN CREMACIONES 30%

Las cremaciones han aumentado hasta un 30 por ciento de marzo a la fecha, confirmó el propietario de una de las tres funerarias que ofrecen este servicio en la ciudad.

Luis Villanueva, propietario de Funeraria Villanueva, señaló que hasta ahora no presentan saturación, pero sí un alza en ventas. 

Los precios de una cremación oscilan entre 10 mil y 14 mil 500 pesos, según la empresa que presta el servicio, no obstante no han aumentado sus precios ante la demanda.

Christian Martínez

A los 25 años fundó su revista cultura independiente “La Negra Plata” proyecto ganador del PACM y C y publicó su primer libro literario a los 27, titulado “Crónica de un Salto”. Actualmente cubre las fuentes relacionadas con el Sistemas de Salud y sus variantes, las diversas manifestaciones religiosas que hay en la región  y el consumo de drogas entre la población. Lleva trabajando como reportero 3 años. Es licenciado en Letras Españolas y de Administración de Empresas por la Universidad Autónoma de Coahuila.