Tráfico. Las mujeres son sacadas con mentiras de países como Venezuela, Colombia y Brasil. Foto: CUARTOSCURO
Obligadas a vivir en lugares pequeños con por lo menos 10 chicas más; los moteles, testigos de trata de personas y feminicidios
No quiero ponerme paranoica, pero Génesis y Danna eran independientes, y fueron de sus mejores muchachas, no descarto que como venganza las hayan matado, es una mafia muy poderosa”.
Deyanira, escort.

CDMX.- “A varias de nosotras nos trajeron con engaños. Nos enganchan en Colombia, Venezuela, Argentina o Brasil y nos dicen que aquí en México nos va a ir bien, pero no es cierto: aquí nos matan y nunca pasa nada”, refiere en el anonimato una escort cuyos servicios se anuncian en un portal de internet donde también trabajaban Génesis y Karen, asesinadas en moteles este año.

El sitio encaja en el nuevo perfil de trata que buscan erradicar las autoridades de la procuraduría capitalina en coordinación con las federales y organismos internacionales. Las investigaciones con base en testimonios de las modelos y edecanes rescatadas indican que las reclutan en Centro y Sudamérica con la promesa de ofrecerles trabajo en televisión o en pasarelas aquí.

PAGAN POR VIVIR

Sin embargo, al llegar a la Ciudad la realidad es diferente. Las obligan a vivir en lugares de 60 metros cuadrados junto con por lo menos 10 chicas más, una litera para dormir les cuesta 5 mil pesos más otros 10 mil pesos del departamento, aunado a esto, pisando tierras mexicanas las jóvenes tienen una deuda de 100 mil pesos más la comida, ropa y clases de modelaje.

Con el argumento de que “por el momento” el trabajo en televisión o pasarela es escaso, las conminan a ofrecer sus servicios sexuales para empezar a pagar la deuda y evitar que esta crezca.

“Esa página y otras operan así, a ellos les pagamos mensualmente por anunciarnos, por renovar el portafolio de fotografías, nos cobran por esto, por lo otro y por aquello, ¿qué nos queda de ganancia para nosotras que somos las que hacemos el trabajo?, comentó una edecán identificada como Mireya.

Las escort revelan que estos grupos son una mafia internacional con conexiones en Centro, Sudamérica, Estados Unidos e incluso Europa. México, aseguran, se lo venden como un país de “paso”, el trampolín para llegar a EU; sin embargo, esto no sucede nunca, porque después de trabajar casi un año para pagar la deuda, terminan agotadas y muchas se regresan a su país.

MOTELES: COMPLICES DE FEMINICIDAS

Deyanira fue encontrada desnuda, con golpes en el rostro, un hilo de sangre en el cuello —señal inequívoca de que fue asfixiada hasta morir—, sobre sus ropas había 500 pesos y en la habitación, de un motel en la delegación Venustiano Carranza, se hallaron latas de cerveza y un sobre con cocaína. De su agresor, a 12 meses de su homicidio, nada se sabe, no hay pistas y todo parece indicar que el crimen quedará impune.

CRIMEN IMPUNE

A este crimen le siguieron otros 11 casos con características similares; mujeres que entraron a moteles de la ciudad con un amigo, acompañante o pareja sentimental y horas después fueron encontradas muertas.

Los empleados de los inmuebles no proporcionaron información relevante a las autoridades, nadie escucho ni vio nada sospechoso porque los cuerpos son reportados cuando el personal entra a hacer la limpieza.

De los 12 casos la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) tiene catalogados siete casos como feminicidios, en los que se ha establecido como principal sospechoso del crimen a las parejas sentimentales de las víctimas.

De estos siete eventos, tres son los que más han llamado la atención, porque cobraron relevancia a través de las redes sociales cuando sus familiares y seres queridos levantaron la voz; del resto de las víctimas, quienes eran trabajadoras sexuales, pocos se preocupan, y pocos reclaman su muerte. 

DATOS

5 mil pesos cuesta la litera donde duermen.

10 mil pesos les cobran por un departamento.

100 mil pesos es la deuda que obtienen al pisar México.