Problemática. Las sugerencias de los usuarios de la CFE permanecen por días en la ánfora. / Paulina Pámanes
Los estados de cuenta no llegan a tiempo al domicilio de los consumidores, lo que genera que la fecha límite de pago se venza

Los casos de recibos de la CFE que no llegan a su destino van al alza, igual las reconexiones de servicio.

Los estados de cuenta no llegan a tiempo al domicilio de los consumidores, lo que genera que la fecha límite de pago se venza, por lo que el usuario debe pagar más de lo que se tiene contemplado, por la reconexión del servicio.

Son las 11:30 horas, me encuentro en las instalaciones de Comisión Federal de Electricidad, de la calzada Emilio Carranza y Francisco I. Madero en la zona centro de la ciudad. He tomado mi turno en la máquina respectiva, nuevo accesorio tecnológico que se aprovecha para agilizar la atención al cliente. El tiempo aproximado que cualquier consumidor debe esperar para ser atendido es de 03:54 minutos. Tuve el turno 83 y me atendieron a las 11:50 a.m. Hay 7 personas además de mí, aguardando para resolver su caso, y sigue llegando gente.

Algunos consumidores acudieron a pedir la reconexión, se muestran molestos pues ya han pagado el servicio y éste, después de una semana permanece suspendido.

Otros piden la cancelación de contrato, pero el personal que atiende dice que primero tienen que verificar el medidor, pues no se puede dar de baja el servicio inmediatamente, para eso hay que esperar tres días hábiles.

Me acerco a una persona, sigue caminando mientras le pido que me explique qué se debe hacer para reportar el extravío de recibos o la razón por la que no están llegando a tiempo al domicilio de los consumidores, no se detiene, hasta que le pregunto por qué sigue caminando cuando yo sólo me he acercado a pedirle ayuda, ya teniendo más consideración decide detener su paso para atenderme y explicarme que el reporte se debe hacer marcando al número 071 y la solución al problema tarda de uno a cuatro días hábiles, especifica que también es importante tener un buzón en el domicilio, pues sin éste se corre el riesgo de que el recibo se pierda o sea robado.

Son las 12:00 del mediodia y al no tener una solución inmediata, me mandan a la otra sucursal ubicada en Urdiñola y Pedro Agüero, hay una fila de más de 13 personas esperando ser atendidas. 

Así, uno puede pasarse todo el día buscando una solución al problema y nadie da razón del por qué no llegan los recibos a los domicilios.

El buzón de sugerencias y quejas que tienen en ambas sucursales de CFE, contiene adentro encuestas de calidad que nadie ha sacado de ahí para darles una leída, además la página oficial de la Comisión no está funcionando, y quienes ahí laboran lo expresan abiertamente.