Detenido. José Antonio Rivera Aguillón es acusado de provocarle fractura de cráneo a su hijastra. / Cortesía
El padrastro de Kellin Nicol está detenido, mientras la niña lucha por su vida

José Antonio Rivera Aguillón, padrastro de la menor de dos años a la que se presume golpeó de manera brutal hasta dejarla al borde de la muerte, está detenido y pronto podría enfrentar sus crímenes ante un juez.

El hombre de 22 años fue asegurado por elementos de la Policía Municipal, los cuales acudieron el miércoles a la 13:35 horas  –una hora después de que su hija fue atendida en la Cruz Roja– a buscarlo a su casa.

De acuerdo al parte policiaco homologado DS3172, la unidad 12728 acudió a Cañón del Tunal de la colonia Nuevo Teresitas, para llevar a declarar al padrastro, pero éste se puso agresivo y se resistió a acompañarlos.

Por tal motivo, José quedó detenido por resistencia de particulares, por el cual permanece ante el Ministerio Público, sin embargo, pronto las investigaciones darían un giro para que enfrente los delitos de lesiones, asegurando fuentes extraoficiales que es cuestión de horas para que sea judicializado el caso ante el Centro de Justicia Penal.

SITUACIÓN DE LA MENOR
Por su parte, la pequeña Kellin Nicol sigue internada y bajo observación en el área de pediatría de la Clínica Uno del Seguro Social, donde el mismo miércoles en la tarde entró a cirugía, pues presentaba un pulmón colapsado.

Fuentes extraoficiales señalaron que de no haber mejoría en el estado de salud de la menor tras el fin de semana, se podría plantear el escenario de trasladarla a una clínica de especialidades en Monterrey.

La menor aún está bajo observación y las autoridades de la Pronnif continúan con la carpeta de investigación, aún sin confirmar si la pequeñita sufrió algún tipo de ataque sexual por parte de su padrastro.