Foto: Tomada de Internet
El ataque fue perpetrado con un suicida y un coche bomba

El grupo yihadista Estado Islámico reivindicó este domingo la autoría del atentado suicida que anoche causó 63 muertos y 182 heridos en un salón de bodas de Kabul, una acción de la que los talibanes ya se han desvinculado.

En un comunicado difundido en la red social Telegram y cuya veracidad no ha podido ser comprobada independientemente, el ISIS explicó que primero se inmoló un atacante suicida, identificado como Abu Asem al Pakistani, y posteriormente explotó un coche bomba.

Las autoridades señalaron que todo ocurrió en una sala de Kabul donde se celebraba una concurrida boda, un ataque que ha despertado una oleada de indignación y del que los talibanes se han desvinculado. 

Según le dijo a la agencia Efe el portavoz de la Policía capitalina, Ferdawas Faramarz, entre los congregados se incluía un buen número de mujeres y niños. "La ceremonia estaba a punto de comenzar" cuando tuvo lugar el atentado, lamentó el novio en declaraciones a la cadena de televisión afgana Tolo.

"Todos los que murieron o resultaron heridos eran mis familiares por ambas partes", explicó el desolado joven, antes de añadir que "nadie pensaba que mi boda sería destruida". "Anoche gané dolor en vez de la felicidad", añadió.

Durante la jornada del domingo, tuvieron lugar varios funerales multitudinarios en Kabul, donde fueron enterradas las víctimas entre los sollozos de los afectados familiares, mientras que la sala de bodas, en un barrio de la minoría chií hazara, amaneció con los techos y paredes destrozados por la violencia de la explosión.

El EI reivindicó este domingo la autoría del ataque en un comunicado difundido en la red social Telegram y cuya veracidad no ha podido ser comprobada independientemente.