Foto: Tomada de Internet
Entender los problemas de los hijos y estar en constante diálogo es importante si quieres evitar que tu hijo caiga en el camino de las drogas, señala una experta

Mantener una buena comunicación con tus hijos es un factor clave en la lucha contra las adicciones. 

Si bien, para los padres podría resultar difícil tener un diálogo con los jóvenes, es un tema que no se debe dejar de lado y del cual debemos estar alertas. 

Guillermina Mejía, directora de la organización civil Adolescentes, expuso a REFORMA que una "educación autoritaria o sin límites y la falta de comunicación entre padres e hijos son factores determinantes" para que los jóvenes caigan en el consumo de drogas. 

Uno de los consejos de la directora es que los padres inicien la conversación, platicando los problemas que ellos tienen, así los jóvenes sentirían esa confianza que se busca. 

"Una forma de iniciar el diálogo con ellos es la siguiente: 'Fíjate que estoy enojada porque mi jefa llegó de malas y todo empezó como chueco, y no me había dado cuenta que cuando alguien está de malas como que te contamina'. En ese momento el adolescente seguramente se va a soltar diciendo: 'La de matemáticas llegó de malas y quería decirte que me reprobó, pero es porque estaba de malas', dice la experta. 

"El papá debe investigar qué sucedió, pues la mejor herramienta es indagar y preguntar: ¿Por qué crees que sucedió, cómo te sientes con eso, tienes algún malestar físico?. De esa forma, los padres pueden saber qué está pensando con su hijo, qué están sintiendo y cómo les está afectando físicamente", detalla Mejía. 

La especialista recomienda escuchar a los hijos sin caer en un interrogatorio interminable. Explica que el problema no sólo se presenta en los hijos, también son los padres, quienes al no buscar esa comunicación con los hijos contribuyen a que aumenten estos casos. 

Señala que si los padres descubren el consumo de los hijos, como primer medida se debe buscar no ser reprensivo, escuchar los motivos que orillaron al joven a caer en el consumo y acudir con ellos a terapia en caso de que los casos lleguen a un centro especializado. 

Con información de REFORMA