Archivo
La terapia consiste en adentrarse a los sentimientos del paciente, pues la mayoría de los fumadores lo hacen por estrés, preocupaciones o algún problema

Aunque existen diversos métodos para dejar de fumar, en la actualidad se ha puesto “de moda” el utilizar el método de la regresión para abandonar este hábito, la especialista en psicología, María Luisa Gaytán, expresó que esta técnica es efectiva y que muchos recurren a ella, pero que lo primordial es tener la voluntad.

Señaló que la terapia consiste en adentrarse a los sentimientos del paciente, pues la mayoría de los fumadores lo hacen por: estrés, preocupaciones o algún problema ya sea laboral o personal, por lo que encuentran en el cigarro un “refugio”, que les permite dejar de pensar en lo que los aflige.

“Una forma de dejar de fumar es revisar qué es lo que le sucede, qué emoción no se está expresando que se usa el tabaco, hay que hacer una observación de cuando fuma, para saber qué pensamientos llegan a su mente en ese momento, al ver lo que pasa ya se trabajaría en una regresión, por ejemplo, si esa persona tiene miedo a enfrentar algún problema empieza a fumar, si nos remitimos a los trabajos, la gente siempre está fumando afuera del trabajo, fuman para no enfrentar la realidad”, dice.

Expresó que son las mujeres las que más optan por este método, pues son más abiertas a reconocer sus sentimientos, mientras que los hombres se muestran más renuentes a admitir cuando están sufriendo o algo les molesta.

“Las personas no fuman todo el tiempo, en terapia se revisa cuándo fuma y ver qué situación los atormenta, lo que sigue es estar atentos a cuando se quiere fumar y percibir qué problema no estamos resolviendo, lo que si es que hace mucha falta tener voluntad para poder lograrlo, hay que llevar a la práctica lo que se habla en la terapia, la persona tiene que estar convencida de que quiere dejar de fumar, resolver sus emociones y cada que vaya a fumar se va a dar cuenta de que hay algo que no lo deja estar tranquilo”, asegura.

Agregó que los problemas que pueden llevar a fumar no los tenemos presentes, están en el inconsciente y lo que se busca con la terapia es que se esté consciente de ello.