Tres víctimas de abuso sexual por parte de curas en Chile, james Hamilton (c), Juan Carlos Cruz (i) y José Andrés Murillo (d) ofrecen una rueda de prensa en Roma, Italia. Foto: EFE
El sacerdote chileno Fernando Karadima, el periodista Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo, se reunieron separadamente a invitación del papa entre el viernes y el domingo, y los tres el lunes pasado.
Estos días conocimos un rostro amigable de la Iglesia, totalmente distinto al que conocimos antes. El papa nos pidió formalmente perdón, a nombre propio y a nombre de la iglesia universal"...
James Hamilton

Las tres víctimas de abusos sexuales cometidas por el sacerdote chileno Fernando Karadima pidieron al papa Francisco acciones "ejemplares y ejemplarizadoras" tras los encuentros del fin de semana con el pontífice, quien les pidió perdón a nombre suyo y de la Iglesia.

"Estos días conocimos un rostro amigable de la Iglesia, totalmente distinto al que conocimos antes. El papa nos pidió formalmente perdón, a nombre propio y a nombre de la iglesia universal", señaló en rueda de prensa el médico James Hamilton, una de las víctimas.

Hamilton, más el periodista Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo, se reunieron separadamente a invitación del papa entre el viernes y el domingo, y los tres el lunes pasado.

"Esperemos que el papa transforme en acciones ejemplares y ejemplificadoras sus cariñosas palabras de perdón. De no ser así, todo esto será letra muerta", señaló.

"Abordamos temas difíciles, como el abuso sexual, el abuso de poder y, sobre todo, el encubrimiento de los obispos chilenos. Realidades a las que no nos referimos como pecados, sino como crímenes y corrupción, que no se agotan en Chile, sino que son una epidemia", señaló Hamilton.

El inédito encuentro tuvo lugar tres semanas después de que Francisco enviara una carta a los obispos chilenos en la que les dijo sentir "dolor y vergüenza" tras conocer los informes del obispo de Malta Charles Scicluna, enviado suyo a Chile para investigar el presunto encubrimiento del obispo Juan Barros sobre abusos sexuales cometidos a menores por Karadima.

Scicluna llegó en febrero y recogió más de medio centenar de testimonios de quienes acusan al obispo Barros y a otros miembros del clero chileno de haber presuntamente presenciado y encubierto los abusos de Karadima, sancionado en 2011 por la Santa Sede a un retiro de por vida de sus funciones.

Tras las reuniones con Cruz, Hamilton y Murillo, el pontífice recibirá ahora en el Vaticano a los 32 obispos que integran la Conferencia Episcopal. El encuentro, al que asistirá también el cuestionado Barros, se produciría a mediados de este mes.