Fotos: Vanguardia/Ulises Martínez
Casa del Migrante acusa que los 157 migrantes fueron trasladados por las autoridades con las mismas prácticas de quienes se dedican al tráfico humano
Los reporteros lograron evidenciar cómo agentes del INM, en coordinación con la Policía Federal y Fuerza Coahuila, de manera por demás violatoria de los derechos humanos, trasladaron en condiciones infrahumanas, tal como lo hacen las personas dedicadas al tráfico humano, a la población detenida en Carneros"
Casa del Migrante

Tras la detención de un camión de carga que trasladaba de manera ilegal a más de 157 migrantes centroamericanos por la carretera Carneros en Saltillo, la Casa del Migrante de Saltillo hizo un llamado a las autoridades a actuar con estricto apego a derechos humanos con las personas encontradas. 

Dentro de un comunicado, la Casa del Migrante se pronunció contra los tratos que dieron las autoridades del Instituto Nacional de Migración, en coordinación con la Policía Federal y Fuerza Coahuila, para el traslado de las personas que fueron encontradas en el autobús de carga.

En ese sentido, la organización detalló que de acuerdo a los videos que le fueron mostrados, éstos fueron trasladados de manera inhumana hasta la estación migratoria de Saltillo cerrada hace más de un año a causa de una recomendación por violación a derechos humanos emitida por la CNDH.

"Los reporteros lograron evidenciar cómo agentes del INM, en coordinación con la Policía Federal y Fuerza Coahuila, de manera por demás violatoria de los derechos humanos, trasladaron en condiciones infrahumanas, tal como lo hacen las personas dedicadas al tráfico humano, a la población detenida en Carneros", expresó la dirección de la organización

En ese sentido, subrayaron que de acuerdo con las declaraciones del comisionado del Instituto Nacional de Migración, donde se dijo que la estación migratoria a donde fueron trasladadas las 157 personas no sería reabierta en las semanas que restan a la administración federal actual, el acto estaría violando la recomendación de la CNDH donde se acreditó que los migrantes permanecían en condiciones indignas en su estancia, como la falta de comunicación y alimentación, así la carencia de protocolos de salubridad mínimas.

En ese sentido, la Casa del Migrante hizo un llamado al Instituto Nacional de Migración, a la Secretaría de Seguridad Pública de Coahuila, a la Procuraduría General de la República, a la Comisión de Ayuda a Refugiados, a la Policía Federal y a la Pronnif.

 

Entre sus demandas, la Casa del Migrante pidió al comisionado del INM, respetar su palabra de solventar lo recomendado en la estación por la CNDH; a la misma oficina colocar espacios adecuados para el resguardo de las personas encontradas; que la PGR identifique si los mismos han sido víctimas del delito; que la Comar identifique si algunas de estas personas están sujetas a protección internacional; que las autoridades policiacas no sean participes de violaciones a derechos humanos y que la Pronnif vele por el bienestar de las familias y los menores.