Destaca. David Franco, economista de Santander, ofreció en Saltillo la ponencia “México: la apuesta de largo plazo”. / REBECA RAMÍREZ
Destacó que fue el entorno externo el que ocasionó en gran medida que el tipo de cambio se fuera a los 22 pesos

“Lo peor ya se fue, tenemos en frente mucho menos retos, solo un par de choques por el evento político de 2018”, señaló el economista en jefe de Santander, David Franco, al presentar la ponencia “México: la apuesta de largo plazo”.

Destacó que fue el entorno externo el que ocasionó en gran medida que el tipo de cambio se fuera a los 22 pesos, sin embargo, añadió que hoy se ubica a niveles de 18.70 y sigue pareciendo un tipo de cambio barato frente a Estados Unidos, asimismo dijo que “el diferencial de tasas supone más inversiones y aunque México no crecerá a un tres o 4%, su crecimiento de 2.5% será estable”.

“Ya paso lo peor, el riesgo TLCAN se ha eliminado casi por completo, así como el Trump de los twits agresivos, el nivel de debate se ha elevado a uno institucional, los responsables del TLC han cambiado el tono a uno  conciliador y reafirma la realidad donde el tratado seguirá un curso de regionalismo”, indicó.

Agregó que lo peor ya se fue y hacia adelante, solo hay un par de choques y estos son los eventos políticos de 2018; también, el peso presenta una recuperación impresionante y ello, ha llevado a ser más optimista, se espera que en los siguientes meses, se ubique en los 18 pesos y al cierre del año, en 18.30 pesos.

En el caso del TLCAN, consideró que no tiene para EU ningún sentido destruirlo, como ejemplo citó que nada más en la industria automotriz, para EU que un vehículo sedan se produzca en México le genera un ahorro de 4,500 dólares en comparación si se produce en China, con ello, llega al consumidor a un precio final de 22 mil dólares (350 mil a 400 mil pesos).

Esos cerca de 100 mil pesos de ahorro que significa manufacturarlo en México y exportarlo a EU, se explica no solo por el costo del transporte (en China se lleva 25 días mandar un contenedor de Beijing a NY, cuando en México es de 72 horas), así como tampoco con el costo del seguro; tiene que ver con que en el País los costos laborales son bajos, pero también se tiene manufactura de clase mundial donde los trabajadores han elevado sus conocimientos.

Pero en México se debe incrementar la productividad del País porque sigue como un factor de lastre y le resta componentes de crecimiento, también se tiene que la deuda paso de un 35 a 50% del PIB, asimismo en el caso de Pemex, aunque en el país de pasar de las 11 mil a las 22 gasolineras que requiere el País, se tendrá una inversión de 12 billones de dólares, los siguientes 4 años y por la Reforma Energética, se deben recibir 40 billones en los siguientes 10 ó 12 años.