Invalida jueza compra-venta de la ‘Poza de la Becerra’; quitan posesión al Museo del Desierto

Coahuila
/ 14 septiembre 2021

Trámites previos a la compra se habrían hecho con documentos falsos denuncia abogado que no hay comprobante que avale la compraventa director del museo asegura que operación se dio cumpliendo la ley

Trámites previos a la compra se habrían hecho con documentos falsos

Denuncia abogado que no hay comprobante que avale

la compraventa

Director del museo asegura que operación se dio cumpliendo la ley

El Museo del Desierto fue condenado por una jueza civil a devolver la Poza de la Becerra a sus legítimos dueños y a pagarles el equivalente a la renta mensual a valor comercial por los años que ocupó el predio, al comprobarse que lo adquirió de manera ilegal.

Desde 2012, el MUDE era el aparente propietario de ese sitio, en Cuatro Ciénegas, derivado de una compraventa celebrada el 27 de septiembre de ese año.

Juan Carlos Pérez Salazar, abogado de Alfonso Rivas Cantú, albacea de los bienes de Margarita González Gutiérrez viuda de Cantú, real dueña de la Poza de la Becerra, finada el 19 de enero de 2010, dijo que la cantidad por la condena judicial es de alrededor de 1.2 millones de pesos por año, sin considerar actualizaciones.

Pérez Salazar explicó que la sentencia judicial, que puede ser apelada en segunda instancia ante la Sala Civil y Familiar del Poder Judicial local, declaró la nulidad e ineficacia de una serie de contratos.

Primero se anuló la donación privada hecha a favor de Luis Lauro Cantú Rivas por parte de doña Margarita, al comprobarse, mediante peritaje en el juicio, la falsificación de la firma de ésta en el contrato.

Dicha donación, celebrada el 12 de enero de 1991, se elevó a escritura pública en abril de 2010 ante notario y también fue anulada por la jueza.

Consecuentemente, la compraventa entre el MUDE y el vendedor Luis Lauro Cantú Rivas, celebrada ante José Antonio Juaristi, Notario Público número 15, de Monclova, también fue invalidada, así como la respectiva escritura pública.

El abogado Pérez Salazar denunció una serie de irregularidades adicionales en torno al caso, como por ejemplo que no existe documentación que compruebe el pago que por el inmueble hizo Amigos del Desierto, asociación que administra al MUDE.

“No sabemos cuánto fue el dinero real, o si se entregó o no se entregó. Se supone (que fue) pagado, entre otros, por Gobierno del Estado, por la Fundación de la General Motors y por otras asociaciones que son parte del Museo del Desierto”, recalcó el especialista.

Aunque en la sentencia se habla de 10.5 millones de pesos, hay versiones de participantes en el caso de que fueron 12 millones de pesos por la venta, dijo.

Sin embargo, a la fecha de la celebración de la compraventa, el valor del predio era de 60 millones de pesos, y hoy tiene un valor aproximado de 80 millones de pesos, añadió.

COMPRA SE DIO CUMPLIENDO REQUISITOS DE LEY: MUDE

Ante la sentencia, el director del Museo del Desierto, Arturo González González, señaló que la poza fue adquirida a través del Gobierno de Coahuila directamente a la persona que tenía las escrituras, cumpliendo los requisitos de ley y sin fines de lucro.

“Nosotros compramos de buena fe la poza, a través del Gobierno, porque él fue quien realizó la compra, y quien tenía la posesión y usufructo y las escrituras fue la persona que nos la vendió”, dijo González.

“Tenemos ya un grupo importante de abogados que va a contestar esto y todo lo necesario para que se vayan conociendo las argumentaciones de los dos lados”, comentó Arturo González.