Adelanta su recuparación, pero no sería titular

Fútbol Americano
/ 13 noviembre 2015

El entrenador en jefe de los Steelers, Mike Tomlin, declaró que el equipo está preparando a Landry Jones para iniciar como mariscal de campo, a pesar de que Roethlisberger ya no utiliza la bota ortopédica

PENSILVANIA.- El mariscal de campo de los Steelers de Pittsburgh, Ben Roethlisberger, quien tenía perfilado portar una bota ortopédica toda la semana, ya se la quitó y está “progresando más rápido de lo contemplado”, aún así es difícil que este en el emparrillado en la Semana 10.

Roethlisberger, quien se recupera de un esguince en el pie izquierdo, tiene pocas posibilidades de jugar contra los Browns de Cleveland, no obstante que el mariscal de campo rechazó descartarse en la semana.

El coach de los Steelers, Mike Tomlin, declaró que el equipo está preparando a Landry Jones para iniciar, mientras dejó la puerta “entreabierta” para Roethlisberger.

Entérese: Dan permiso a transexual para jugar futbol americano profesional en España Jones inició la derrota contra los Chiefs de Kansas City en la Semana 8 y completó 16 de 29 intentos de pase para 209 yardas, con un touchdown y dos intercepciones.

Los Steelers tienen fecha de descanso en la Semana 11, pero antes quieren sumar un triunfo. 

Arranca la Semana 10
Rex Ryan y los Bills llegaron al emparrillado de los Jets para abrir los choques de la décima semana de la NFL. Busca la crónica en la Página 2 de la Sección Internacional.

Punto extra
• El apoyador de los Titans, David Bass, fue multado con 17 mil 363 dólares por el golpe que dejó al mariscal de campo Drew Brees con puntos de sutura.
• El tackle ofensivo de los Giants, Will Beatty, quien no ha podido jugar por una ruptura pectoral sufrida en temporada baja, se perderá el resto de la temporada.
• El profundo de los Eagles, Malcolm Jenkins, jugó más de un medio tiempo conmocionado el domingo pasado contra Dallas. Jenkins se lastimó al derribar a Darren McFadden, a la mitad del segundo período.
• Dez Bryant explotó dentro del vestidor de los Cowboys en Valley Ranch y comenzó a insultar periodistas, al considerar trato injusto hacia el equipo por parte de los medios y un supuesto comentario racista hacia un compañero.