Sube 17.6% el precio de la carne de puerco en México, la mayor alza en 7 años

Dinero
/ 22 julio 2021

La carne de puerco subió en todo el país, pero destaca Colima, donde se disparó 34.7%, continuaron Aguascalientes, Campeche y Yucatá

CIUDAD DE MÉXICO.-  Considerado el segundo cárnico más consumido en el país, la carne de cerdo reportó la mayor alza de precio de los últimos siete años. El consumo per cápita de carne de porcino fue de 18.9 kilogramos por mexicano el año pasado, por arriba de los 15.1 kilos de la proteína de res, y sólo por detrás de los 34.1 kilos relacionados a la carne de pollo, señala el compendio estadístico del Consejo Mexicano de la Carne (Comecarne).

El precio de la carne de cerdo subió 17.6% en la primera mitad de julio de este año contra la misma quincena de 2020, de acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor del Inegi. Significa el aumento más pronunciado desde la primera quincena de noviembre de 2014, cuando aumentó 18.4%, y además es la quinta quincena consecutiva en que el precio de esta proteína sube a tasa de doble dígito.

La carne de puerco subió en todo el país, pero destaca Colima, donde se disparó 34.7%, continuaron Aguascalientes, Campeche y Yucatán. En la Ciudad de México se elevó 15.5%. Por ejemplo, el lomo de cerdo a granel se vendió en promedio a 117 pesos por kilo del 15 al 21 de julio, aunque en algunas zonas se comercializó en 140 pesos, indican datos de la Profeco. En Guadalajara, Jalisco, la misma presentación se ofreció en 110 pesos y llegó a un máximo de 130 pesos, mientras en Monterrey, Nuevo León, costó en promedio 115 pesos y alcanzó hasta los 149 pesos.

Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA) relaciona el encarecimiento de la carne de puerco con el mayor precio internacional de la misma y un incremento en las exportaciones hacia China. El año pasado, México produjo 1.5 millones de toneladas de carne de porcino, pero consumió más de 2 millones y fue el octavo mayor consumidor del mundo. En este contexto, el país compró del extranjero 910 mil toneladas y vendió 345 mil, muestran datos de Comecarne. Jalisco, Sonora y Puebla fueron los tres principales generadores de cerdo en México, por concentrar más de la mitad de la producción nacional.

Clasificado como el tercer cárnico más consumido en el país, la carne de res también sigue subiendo de precio y reportó la mayor alza de los últimos seis años. Datos del Inegi señalan que, en promedio, la carne de bovino aumentó 10.1% en la primera mitad de julio y fue su incremento más pronunciado desde la primera quincena de noviembre de 2015, cuando se elevó a una tasa de 10.9%.

El instituto detectó alzas en las 32 entidades del país. Sinaloa, Jalisco, Estado de México, Chihuahua y Baja California encabezaron la lista. En la Ciudad de México se elevó 10.9%. Por ejemplo, la falda de res a granel se vendió en promedio a 153 pesos por kilo del 15 al 21 de julio, aunque en algunas zonas se comercializó en 198 pesos, indican datos de la Profeco.

En Guadalajara, Jalisco, el mismo producto se encareció a 150 pesos y tocó un máximo de 172 pesos, mientras en Monterrey, Nuevo León, el kilo se comercializó en promedio a 165 pesos y llegó hasta 210 pesos. GCMA también atribuye la subida de esta proteína con los precios internacionales, cuyo incremento incide en el mercado interno y de exportación.

El año pasado, México consumió 1.9 millones de toneladas de carne de res, compró 135 mil toneladas del extranjero y vendió 355 mil toneladas, indican cifras recabadas por Comecarne. El país produjo 2.1 millones, siendo Veracruz, Jalisco y San Luis Potosí los tres principales generadores de res, por concentrar 31% de la producción nacional durante 2020. Finalmente, el precio de la carne de pollo aumentó 13.5% en la primera mitad de julio, según el Inegi.

A principios de mayo, esta proteína llegó a subir 30.6% y fue su mayor alza del siglo, pues desde la primera quincena de febrero de 1997 no subía tanto de precio. Durante 2020, el mundo consumió 254 millones de toneladas de carne de pollo, res y cerdo, tras requerir 258 millones en 2019 y 264 millones en 2018. Se trata del segundo año consecutivo en que disminuye la demanda de estos alimentos.