Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Caso Cienfuegos: daña AMLO relación con Estados Unidos

Nacional
/ 17 enero 2021

El Presidente de México quitó peso a la investigación que la DEA hizo en contra del extitular de la Sedena

CDMX.- La decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de desacreditar la investigación de la DEA contra el general Salvador Cienfuegos Zepeda, extitular de la Sedena, causó la ira del gobierno de Estados Unidos que, vía Nicole Navas Oxman, vocera del Departamento de Estado, amenazó con reiniciar el enjuiciamiento.

La fiscalía de Brooklyn acusó al general mexicano de traficar drogas y lavar dinero entre diciembre 2015 y febrero de 2017, cuando presuntamente protegió al H-2, un capo surgido de las cenizas del cártel de los hermanos Beltrán Leyva, en declive desde 2010 tras la captura y muerte de sus líderes.

Las autoridades estadunidenses mostraron miles de mensajes de la plataforma BlackBerry como prueba de los señalamientos. Según relata Proceso en su edición semanal, el “romance” que los presidentes de México y Estados Unidos sostuvieron desde el 1 de diciembre de 2018, cuando López Obrador asumió el poder, termina abruptamente a unos días del miércoles 20, fecha en que Donald Trump abandonará la Casa Blanca.

Cienfuegos, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional en el sexenio de Enrique Peña Nieto, fue capturado el 15 de octubre último en el aeropuerto de Los Ángeles, California, como resultado de una investigación por corrupción y narcotráfico que el Departamento de Justicia realizó desde hace una década, bajo el título Operación Padrino.

Las indagatorias ligaron al ahora general en retiro con la organización criminal de los Beltrán Leyva, que controlaba el tráfico de estupefacientes en Nayarit, Guerrero y Morelos. En esa época, Cienfuegos era el comandante de la IX Región Militar, con sede en Acapulco, y posteriormente ocupó el mismo cargo en Jalisco.

$!Caso Cienfuegos: daña AMLO relación con Estados Unidos

El 15 de octubre pasado, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dio a conocer la detención del general en territorio estadunidense. La Cancillería fue informada del hecho por el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau.

El embajador estadunidense reveló que desde que él llegó a México sabía sobre la investigación de la DEA y la orden de aprehensión contra el general. Tras la captura de Cienfuegos, el gobierno mexicano presionó al estadunidense para que aceptara extraditarlo a México para ser investigado.

El canciller Marcelo Ebrard justificó la solicitud bajo los señalamientos de que el gobierno de Trump violó un pacto de 1992 que obliga a que se notificara a México sobre la investigación. Por tal motivo, el gobierno de López Obrador amenazó con suspender la cooperación con su contraparte en materia de seguridad.

En ese contexto, el gobierno de Estados Unidos desestimó sus acusaciones contra el exsecretario de la Defensa, permitiendo su extradición. En la presentación ante la juez, los fiscales explicaron que el retiro de los cargos se debió a consideraciones de política exterior sensibles e importantes.

‘CACERÍA DE BRUJAS’

López Obrador mantuvo la tensión diplomática con Estados Unidos cuando propuso modificaciones a la Ley de Seguridad Nacional, la cual entró en vigor el 18 de diciembre último pese a que se podrían poner en riesgo las operaciones de la DEA con informantes mexicanos.

Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, dijo que el proyecto de ley propuesto solo pretende regular la presencia de agentes extranjeros en México. El gobierno estadunidense reaccionó sobre los informes que deberían entregar los agentes extranjeros en México, “eso no va a suceder” aseguró Mike Vigil, exjefe de operaciones internacionales de la DEA.

Vigil aseguró que las reformas planteadas en México van a “obstaculizar” las operaciones bilaterales y el intercambio bilateral de información. “Esto va a ser mucho más perjudicial para México”. Pese a la posición negativa del gobierno vecino, entraron en vigor los nuevos lineamientos que regulan la relación de servidores públicos mexicanos con agentes extranjeros.

UN ERROR

Fue el jueves 14 de enero del presente año cuando la FGR pública dio a conocer que las pruebas aportadas por el gobierno estadunidense son insuficientes para proceder contra Cienfuegos. Obrador aseguró que la DEA “fabricó” una acusación en la que le inventó delitos al exsecretario de Defensa.

Landau reconoció que fue un error no haber dado aviso a las autoridades mexicanas, pues se puso en riesgo la colaboración mutua, pero se debió a un proceso burocrático en el sistema de justicia de su país; los fiscales no están conscientes de las repercusiones que el secreto pudo conllevar.

Con aras de recuperar la confianza y colaboración, el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, decidió enviar a Cienfuegos a México: “él pensó que sería lo mejor para la cooperación entre ambos países”. Con información de Proceso

$!Caso Cienfuegos: daña AMLO relación con Estados Unidos

LOS MENSAJES CON ‘EL PADRINO’

CDMX.- En el expediente de 751 cuartillas revelado por la SRE, que Estados Unidos envió a Ebrard, el nombre del polémico militar aparece varias veces y hace referencia a otros altos funcionarios del gabinete del gobierno en turno, así como de Eruviel Ávila y Quirino Ordaz. Uno de los elementos que desestiman las pruebas presentadas por la DEA es que la esposa del llamado “Padrino” era presuntamente hermana del gobernador Ordaz, algo que no sucede con Cienfuegos.
El 8 de agosto de 2016, “Zepeda” (a quien supuestamente se refieren como Cienfuegos) advirtió a Daniel Silva Gárate, sobrino de Juan Francisco Patrón Sánchez, apodado como el “H2”, advirtió que el gobierno de Estados Unidos buscaba al “H2”.

Hay un mensaje en donde el sobrino le dice a Patrón Sánchez “a lo mejor y no es él el que nos escribe, o no sé, pero ahí la costa no está mal: por lo que nos preocupen, estos verdes de Maza, los operativos que se avientan, como suavizamos gente con los marinos, eso no cualquiera lo hace.

Tal vez y se la pasó que no es que nos escribe o quién sabe, pero de perdida está a un lado”. Varios materiales del expediente aluden a un personaje que presuntamente es Miguel Ángel Osorio Chong, en aquél entonces inamovible secretario de Gobernación y hoy senador del PRI.

Silva Gárate dijo que iba a jugar golf para conocer una amistad del “Padrino” y abundó: “no me dijo quién a ser, el tío o el amigo Osorio”. Con información de Proceso

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie