Fallece por covid Mario Casarrubias, cofundador de Guerreros Unidos y ligado al caso Ayotzinapa

Nacional
/ 26 julio 2021

El deceso de Mario, ocurrió el pasado domingo 25, después de permanecer internado durante tres días en el hospital militar de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a donde fue ingresado presentando un cuadro de salud “grave”

Mario Casarrubias Salgado El Sapo Guapo, quien junto con sus hermanos José Ángel y Sidronio, es considerado uno de los fundadores del grupo delictivo Guerreros Unidos, falleció en al Hospital Central Militar en la Ciudad de México, a consecuencia de covid-19.

Los hermanos Sidronio y José Ángel, son considerados por la autoridad federal, como responsables de la desaparición de los 43 alumnos de la normal Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, ocurrida en septiembre de 2014.
El deceso de Mario, ocurrió el pasado domingo 25, después de permanecer internado durante tres días en el hospital militar de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a donde fue ingresado presentando un cuadro de salud “grave”.

Mario Casarrubias fue trasladado l jueves 22, del penal del Altiplano, en el Estado de México, en donde se encontraba recluido desde 2017. Él fue detenido en 2014, acusado de delitos relacionados con narcotráfico.

En el nosocomio permaneció 48 horas intubado debido a la diabetes mellitus que padecía desde su ingreso al penal.

Hace unos días, la defensa del narco promovió un amparo reclamando presuntos actos de tortura e incomunicación.

Patricio Leopoldo Vargas Alarcón, juez Décimo de Distrito de Amparo en Materia Penal, otorgó una suspensión de plano a Mario Casarrubias para que cesarán los actos denunciados y pidió que el escrito fuera ratificado por el detenido, para saber si era su deseo promover la demanda, pero no se le pudo notificar.

El jueves 22, el juez recibió un oficio firmado por el Subjefe Jurídico Contencioso y de Amparo de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Sedena, donde informó que “Mario Casarrubias Salgado, fue confirmado con diagnóstico por covid-19 y su estado de salud era inestable.

Ante esta situación, Vargas Alarcón había ordenado al director del hospital central militar, que semanalmente remitiera al juzgado un informe del estado de salud del narcotraficante.

(Tomado de Proceso)