Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Halo

Politicón
/ 26 noviembre 2018

    Halo

    Haré el vacío y así han de disolverse

    los actos de los otros, sin tocarme;

    en esa aureola quiero refugiarme,

    espejo donde nadie pueda verse.

     

    Antes de urdirse, habrán de resolverse

    los hechos: no podrán desconcertarme;

    mi sombra no podrá defenestrarme

    sin manifiesto riesgo de perderse.

     

    Otros vendrán, a la hora de dormirme,

    su patente necesidad de verme

    quizá haga que mi sueño se deforme.

     

    Empero, sostendré con pulso firme

    el halo y aun con mi apariencia inerme,

    proyectará mi sombra un cuerpo enorme.

     

    Mariposa económica

    La poesía es la recta vía laica

    a la persona única, absoluta

    en tantas apariencias disoluta,

    infinitesimal como algebraica,

     

    pues condensa la indignación mosaica

    ante el becerro de oro, que es la ruta

    hecha de digresiones del que muta

    a cada pie de su canción trocaica.

     

    Es el templo y el dogma al aire libre,

    tan desinteresada y tan gratuita,

    compleja a fuer de abstrusa transparencia.

     

    No habrá becerro de oro que equilibre

    mariposa más leve y más fortuita:

    ella es la economía de la ciencia.

     

    Mónada

    Imperio de la posibilidad

    y el accidente, el reino del samsara

    otra persona acaso me depara,

    como súbdito de la ubicuidad.

     

    Envuelta en su impalpable autoridad,

    toda máscara se disuelve en cara,

    página en blanco el aire es y mampara

    para el barroco de la vacuidad.

     

    Para la monarquía de la burbuja

    sobran los arco iris, los espejos,

    soy mónada que ha abierto sus ventanas.

     

    Asalto el mundo, vengo desde lejos

    y en la apariencia que me sobrepuja

    me hago sólido. Mundo, tú me ganas.

    COMPARTE ESTA NOTICIA
    TEMAS

    Newsletter

    Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie