Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

The Young King

Politicón
/ 20 noviembre 2019

    Con tan sólo 24 años de edad, Austin Richard Post, mejor conocido como “Post Malone”, se ha consolidado como uno de los referentes musicales más importantes de los últimos años.

    Su tercer y más reciente álbum, Hollywood´s Bleeding, lanzado en septiembre de este año, se ha mantenido en el primer lugar de la prestigiosa lista Billboard durante cinco semanas consecutivas. Para dimensionar este hito alcanzado por Malone, solamente Scorpion, el quinto álbum de Drake, ha logrado esta hazaña anteriormente. También es trascendente mencionar que ni siquiera Jesus is King, el nuevo material de gospel de Kanye West—uno de los artistas más populares del siglo XXI a nivel mundial—ha podido rebasarlo, permaneciendo en segundo lugar en la lista. 

    El éxito de “Posty”, como lo conocen sus fans, no es nada nuevo. Antes de su último disco, Malone alcanzó un renombre similar con sus dos anteriores, captando la atención de sus seguidores por medio de canciones de rap y hip-hop. De su primer álbum, Stoney (2016), es importante resaltar “Congratulations”, la canción que lo puso en los oídos de todo el mundo y la responsable de darle un lugar en el top 10 de la lista Hot 100 de Billboard, por primera vez. 

    Y esto apenas era el inicio. Su segundo disco, Beerbongs & Bentleys (2018), fue uno de los más vendidos a nivel mundial ese año, demostrando que Malone había nacido para cosas grandes. Al frente de este álbum estaba su sencillo “Rockstar”, con la colaboración del rapero 21 Savage, quien fue gran influencia en el éxito comercial del disco. En esa ocasión, “Rockstar” fue la primera canción del cantante en la posición numero uno de Billboard, propalando su nombre por todos los canales de música del planeta, si es que no lo había hecho ya antes. 

    Estos dos primeros discos son muy similares en estilo y género: hip-hop y rap y una letra fuerte. Fue hasta finales del 2018, con su sencillo “Sunflower”, que lograría captar una audiencia distinta a la que ya tenía. Para empezar, esta canción salió en la película de Spider-Man: Un nuevo universo, la cual por ser una película dirigida a un publico más joven, le acapararía una audiencia completamente nueva. Por otro lado, “Sunflower” no sonaba nada similar a sus canciones anteriores, las cuales hablan de temas muy comunes en el género de hip-hop, como dinero, fama, sexo y drogas. Aún así, se convirtió en un éxito rotundo, logrando una posición dentro del top 10 del Billboard 100, aloque fue totalmente inesperado para el público, quien asociaba a Malone con un tipo de música muy distinto a este nuevo sonido. 

    Desde entonces se vislumbraba que Malone tenía un talento innato en la mezcla de géneros musicales, y que además este ingenio era muy rentable. Dicho lo anterior, en lo que va del año, nos ha vuelto a soprender con su nuevo álbum, Hollywood´s Bleeding, y en particular con la canción “Circles”. 

    “Circles” toma un camino distinto al que tomaron “Rockstar” y “Congratulations”. El hit del 2019 es una balada suave, lenta, acústica y con tintes de desamor—algo completamente diferente al ritmo y letra de su material anterior. Respaldada por otras canciones como “Goodbyes”, “Enemies” y “Wow”, Hollywood´s Bleeding ha dado un giro hacia nuevos territorios, sin perder la esencia por la cual es aclamada la música del joven rapero.

     A pesar de haber encontrado éxito tan temprano en su carrera, aún hay un largo camino por recorrer para el nativo de Nueva York. Sin embargo, su versatilidad musical lo convierte en un artista único en el mundo, algo en lo que otros lo tratarán de imitar, seguramente. ¿Se mantendrá su tercer disco en primer lugar durante otra semana? Eso no lo podemos saber, y menos en un mundo tan globalizado y competido como el de hoy. Lo seguro es que, en la manera en la que está cambiando la música, Posty va por buen camino.

     

    COMPARTE ESTA NOTICIA
    TEMAS

    Newsletter

    Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie