Kodak le entra a la fabricación de celulares

Tech
/ 23 septiembre 2015

La compañía asegura que tiene la tecnología para competir en esta industria, por lo que pronto dará a conocer su nuevo dispositivo

CIUDAD DE MÉXICO.- Kodak ha estado reinventando sus negocios desde que la era del papel fotográfico quedó atrás. De lo digital a internet, de la imagen estática al video en movimiento y su paso a las redes sociales.

Hoy sigue sorprendiendo al mercado con nuevas cámaras fotográficas y de video, así como con nuevas funciones en sus dispositivos que permiten en sólo tres pasos subir imágenes a Facebook, Twitter y YouTube.

Pero la empresa va más allá y planea sacar al mercado un teléfono celular que incorpore su tecnología especializada.

Carlos Domínguez, director general de Kodak México, asegura en entrevista que aún no hay fecha ni se ha definido si se unirán a alguna compañía del sector para compartir tecnologías.

"Aunque una persona aún usa y prefiere su cámara personal, a la de un celular que no tiene todavía las ventajas de la primera, queremos analizar esta industria y sacar provecho. No es que los smartphones nos hayan ya ganado una parte fuerte del mercado, pero es importante estar en el nicho", explica Dominguez.

Eastman Kodak fue de las empresas más afectadas por las nuevas tecnologías. Al dedicarse casi por completo a la fotografía tradicional (rollos, papel, cámaras, líquidos y aparatos para revelar), empezó a vender menos cuando la gente comenzó a interesarse en las imágenes digitales.

Sin embargo la misma empresa tiene la patente de las cámaras digitales, afirma Domínguez.

Tras una reestructuración y varios años de pérdidas logró reponerse. Según datos del corporativo, vive de cobrar derechos de patente a los fabricantes de cámaras digitales y celulares con cámara. En 2010 obtuvo 300 millones de dólares por derechos de esta patente, además se mantiene en mercados como el cine y las artes gráficas.

 

Un, dos, tres por las redes

Los tiempos han cambiado. Ahora quien hace una foto usualmente quiere compartirla, mandarla a sus familiares.

"Esto lo entendió muy bien Kodak e incorporó dentro de su nuevo portafolio de cámaras, la función easy share, que en tres pasos permite subir fotos o videos a Youtube, Facebook, Twitter, Flickr y Kodak Gallery, o enviarlos directamente a correos electrónicos o a los portarretratos digitales que ya tienen conexión a internet", explicó Domínguez.

Con esta función, el usuario sólo necesita oprimir el botón "share" una vez toma la foto, para determinar a qué contacto quiere enviarle el material y a qué red social o correo, después de conectar la cámara a la computadora, explicó.

"Desde luego, el usuario debe estar conectado a internet al momento de hacer la descarga del material y previamente debe haber descargado elsoftware de Kodak que habilita la función easy share en su computadora", explica el director general de la compañía en México.

Lo interesante es que no necesita tener abiertas las páginas de las redes sociales ni de los correos de los contactos, con los cuales desea compartir las fotos o los videos.

Las cámaras que cuentan con este sistema son Cámara Digital Kodak EasyShare Max, Cámara Digital Kodak EasyShare Touch, Kodak EasyShare Mini, Kodak EasyShare Serie M. Otra novedad: Videocámara Kodak Pla.

 

Difícil transición

Durante generaciones, Kodak cosechó ganancias con los rollos fotográficos. Con el lema, "Presione un botón, nosotros hacemos el resto", sus asequibles rollos y cámaras hicieron que la fotografía dejase de ser un ejercicio que requería grandes cualidades, para convertirse en un pasatiempo para cualquier persona.

En los años 80, los problemas se amontonaron con la aparición de rivales y de tecnologías digitales. Kodak asegura que inventó la primera cámara digital del mundo en 1975, y que gastó cientos de millones de dólares en tecnología digital. Pero el miedo de canibalizar sus ventas de películas paralizó a la compañía cuando había que salir al mercado.

Los problemas de Kodak se notan en sus filas. En 2004, su fuerza laboral mundial era de 54 mil 800 personas. En 2010, eran 18, 800.

La cultura insular de la compañía, influenciada por el aislamiento de su ciudad sede, es bastante responsable de su fracaso para adaptarse, según afirman antiguos empleados.

Antes de dejar HP, su actual presidente ejecutivo y director general, Antonio Pérez, lideró un esfuerzo para adquirir Kodak, proceso durante el cual se vio fascinado por la propiedad intelectual de la empresa, según afirmó hace poco a The Wall Street Journal.