Esta semana, el Simas Torreón informó el abatimiento de tres pozos de agua que surten el centro de la ciudad, lo que viene provocando una aguda escasez del líquido en ese sector

Torreón, Coahuila. -  Desde hace 30 años el Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento dejó de renovar las líneas de distribución del centro de la ciudad, generando fugas y contribuyendo al abatimiento de los pozos, señaló Gerardo Jiménez, representante de Encuentro Ciudadano Lagunero.

En La Laguna, la Zona Metropolitana concentra la mayor cantidad de pozos por superficie y eso ocasiona que el abatimiento sea más rápido en toda esa parte de la región, entre uno y cuatro metros por año, indicó.

Esta semana, el Simas Torreón informó el abatimiento de tres pozos de agua que surten el centro de la ciudad, lo que viene provocando una aguda escasez del líquido en ese sector.

“El agotamiento de los pozos obedece a que hay una extracción mayor a la recarga, se está sacando agua subterránea mucho más rápido que lo que se sobrecarga y en el caso de Torreón mucho de ese líquido se pierde en fugas por lo obsoleto de la tubería”, recalcó.

El activista manifestó que los organismos operadores de los sistemas de agua en la región, además de cambiar las tuberías de conducción, deben procurar la renovación de pozos conforme van caducando los existentes, previsión que dijo le ha faltado al Simas Torreón.

El investigar pidió que a la par del proyecto de la potabilizadora de la presa y el acueducto, también se elaboren proyectos ejecutivos para contar con un sistema de medición telemétrica de la recarga del acuífero principal, puesto que

Durante la temporada de calor, la escasez del vital líquido en el centro de la ciudad y en diferentes colonias y sectores habitaciones se incrementa, problema ante cual se debe tener más responsabilidad en el cuidado de este recurso. se ha visto a la potabilizadora como un proyecto que evade el problema principal, que es la sobreexplotación.

"Nos preocupa que no hay un plan para el acuífero, porque solo vamos a procesar el agua del río Nazas para suministrarlo, fundamentalmente a la Zona Metropolitana, a la zona más densamente poblada, sin considerar la recarga del acuífero”.