Fotos: Vanguardia/MARCO MEDINA
Gustavo Adolfo Márquez Pereira, de origen venezolano, señaló que el accidente ocurrió en el 2008 en el pozo “Pirineos 11”, a 60 kilómetros de Monclova

Un ex trabajador petrolero asegura que debido a las influencias de Pemex (Petróleos Mexicanos) un tribunal del Poder Judicial de la Federación, con sede en Saltillo, está por resolver en su contra a 10 años de un accidente que sufrió en un pozo de Monclova y que le ocasionó un daño permanente en el tobillo. Dice que las pruebas que presentó ya fueron desestimadas.

Gustavo Adolfo Márquez Pereira, de origen venezolano, señaló que el accidente ocurrió en el 2008 en el pozo “Pirineos 11”, a 60 kilómetros de Monclova. Relató que por una tormenta eléctrica se originó una explosión en uno de los tanques donde se descargaban fluidos para limpieza, y en la evacuación cayó en una zanja que le provocó una lesión en el tobillo.

“El tobillo derecho se me destrozó, mi pie se giró 180 grados y la demanda es a razón de que mi lesión me generó una incapacidad parcial permanente en el tobillo derecho”, indicó.

 

Tras el accidente, Márquez Pereira inició una demanda civil y una laboral contra Pemex y la empresa “Monclova Pirineos Gas”, sin embargo denunció que en el proceso, por las influencias y presión de Pemex, están desestimando sus pruebas para concluir que el accidente no ocurrió.

Dijo que Pemex y Monclova Pirineos Gas acordaron darle una pensión de 2 mil 700 por mes, por cinco años, tomando en cuenta un salario de 27 mil pesos, cuando asegura que su sueldo era del orden de 100 mil pesos por mes. Agregó que actualmente no cuenta con un trabajo estable.

El afectado pide que las autoridades investiguen tomando en cuenta todas las pruebas.