Donald Trump, presidente de EU. Foto: EFE
Funcionarios anunciaron el jueves que el agente Scot Peterson nunca entró a la secundaria Marjory Stoneman Douglas mientras el atacante disparaba. La masacre dejó 17 muertos y Peterson ha renunciado.
Ciertamente hizo un mal trabajo, no quedan dudas sobre eso"...
Donald Trump, presidente de EU

El presidente Donald Trump pidió el viernes que se armen a maestros y guardias de seguridad en las escuelas y dijo que el policía armado que no detuvo al autor de la masacre ocurrida la semana pasada en Florida fue un "cobarde" o "no reaccionó apropiadamente bajo presión".

Funcionarios anunciaron el jueves que el agente Scot Peterson nunca entró a la secundaria Marjory Stoneman Douglas mientras el atacante disparaba. La masacre dejó 17 muertos y Peterson ha renunciado.

Al salir de la Casa Blanca hacia la Conferencia Conservadora de Acción Política, Trump dijo a reporteros que "cuando llegó el momento de entrarle y hacer algo", Peterson "no tuvo el valor o algo ocurrió".

"Ciertamente hizo un mal trabajo, no quedan dudas sobre eso", dijo el presidente, quien repitió su crítica en la conferencia.

Trump, quien desde hace mucho es respaldado por la National Rifle Association (NRA), ha procurado mantener el respaldo que tiene de activistas pro derechos de portar armas, incluso mientras pide reforzar la revisión de antecedentes penales y elevar la edad mínima para comprar fusiles semiautomáticos tras la última masacre.

Donald Trump, presidente de EU. Foto: AP

Virando la conversación hacia la elección de este año, Trump dijo a activistas conservadores en la conferencia que los republicanos no deben dormirse en sus laureles en las elecciones de medio año, advirtiendo sobre terribles consecuencias si es que los demócratas toman control del Congreso.

Trump predijo que si ganan, los demócratas "revocarán esos recortes impositivos masivos", en referencia a la ley fiscal que firmó en diciembre, "y anularán su derecho a la Segunda Enmienda (que protege el derecho a portar armas)". Luego preguntó a la audiencia qué asunto era más importante para ellos, y escuchó mientras los presentes estallaron en ovación al derecho de portar armas.

Disfrutando de la simpatía de algunos de sus seguidores más leales, Trump argumentó que su gobierno ha cumplido con las promesas que hizo en su campaña, jactándose como lo hace de costumbre de que él "tuvo el primer año más exitoso en la historia de la presidencia".

Y retomó temas de su campaña del 2016, citando "medios de comunicación muy sucios, tuvimos una candidata deshonesta, también, dicho sea de paso", en referencia a su rival de entonces, la demócrata Hillary Clinton. El público gritó al unísono, "Encarcélenla" y repitió esta frase varias veces como en las manifestaciones de la campaña presidencial de Trump.