Julian Assange permaneció 7 años en la Embajada de Ecuador en Londres. / Especial
El fundador de Wikileaks habría aprovechado su estancia en la Embajada de Ecuador en Londres para afectar a Hillary Clinton

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, presuntamente usó la embajada de Ecuador en Londres, donde estuvo asilado casi siete años, como un centro de operaciones para interferir en la elección de 2016 en Estados Unidos, en la que se impuso el actual presidente Donald Trump, señaló la cadena CNN.

Citando reportes de vigilancia, la cadena estadounidense indicó que Assange, quien permanece bajo custodia de la Justicia británica después de que Ecuador revocara en abril pasado el asilo que le concedió en 2012, se reunió en la legación con piratas informáticos y ciudadanos rusos, al tiempo que reveló documentos robados.

Los informes que, según CNN fueron compilados por la firma española UC Global Security Consulting y verificados por un funcionario de la inteligencia ecuatoriana, indican que el fundador de Wikileaks disponía de internet de alta velocidad, teléfonos y una lista especial de invitados a los que no se requería ser revisados.

La versión periodística menciona entre los documentos difundidos por Wikileaks los correos de John Podesta, jefe de campaña de la excandidata demócrata Hillary Clinton, que perdió los comicios frente a Trump, así como del Comité Nacional Demócrata (DNC, secretariado del partido), extraídos por piratas informáticos ("hackers").

El informe de Mueller divulgado en abril pasado destaca que en noviembre de 2015 Assange escribió: "Creemos que sería mejor que el Partido Republicano gane. Con Hillary a cargo, el Partido Republicano estará empujando sus (de Hillary) peores cualidades (...) Demócratas+medios de comunicación+neoliberales deberían ser silenciados... Ella es brillante, bien conectada y una sociópata sádica".

Assange, de 47 años y origen australiano, se enfrenta en una corte federal del estado de Virginia a varios delitos de espionaje y de publicación de documentos altamente clasificados, en relación con la filtración masiva que organizó en 2010.