El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson. Foto: AP
Tillerson, que se reunirá con su homólogo ruso Serguei Lavrov durante un viaje a Rusia que comenzará el miércoles, llamó al país a "reconsiderar cuidadosamente su apoyo al régimen de Al Assad".
Queremos ser quienes sepan responder a los que infringen daño a los inocentes en cualquier parte del mundo"...
Rex Tillerson, secretario de Estado norteamericano

Estados Unidos quiere proteger a los inocentes de todo el mundo, dijo hoy el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, antes del inicio del encuentro de ministros de Exteriores del G7 en la localidad italiana de Lucca.

"Queremos ser quienes sepan responder a los que infringen daño a los inocentes en cualquier parte del mundo", dijo durante una visita al monumento de Sant'Anna di Stazzema en la Toscana. Allí tropas de las SS de la Alemania nazi masacraron a 560 personas en 1944.

"Hoy el mundo quiere paz, libertad y seguridad y nosotros estamos aquí juntos para decir 'nunca más'", dijo por su parte el ministro de Exteriores italiano, Angelino Alfano, que también participó en la ceremonia junto a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini y la embajadora alemana en Italia, Susanne Marianne Wasum-Rainer.

La participación de Tillerson en la ceremonia prueba la alianza con Estados Unidos que nunca fue frágil, dijo Alfano.

Esta tarde a las 16:00 horas (local, 14:00 GMT), Tillerson se reunirá En Lucca, de unos 90,000 habitantes, con sus homólogos de Alemania, Italia, Reino Unido, Francia, Canadá y Japón para deliberar sobre las crisis y conflictos internacionales. También participará Mogherini.

Se prevé que el programa nuclear norcoreano, el terrorismo y el papel de Rusia en Siria dominen la agenda del encuentro. Se espera que también se hable sobre la forma de reforzar las instituciones libias.

El martes la cita se abrirá a los ministros de Exteriores de Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Jordania y Qatar, para deliberar sobre Siria, tras la escalda del conflicto desde el ataque estadounidense contra una base militar del Ejército sirio desde donde se cree fue lanzado un ataque con armas químicas contra una ciudad bajo control de la oposición.

Rusia no participa en el encuentro, pues fue expulsada del G8 tras anexionarse la ucraniana península de Crimea en 2014. Además, el ataque estadounidense agudizó las tensiones entre occidente y Rusia, después de que el presidente Vladimir Putin lo condenara como una "agresión contra la soberanía" siria. El jefe de la diplomacia británica Boris Johnson canceló su visita a Moscú prevista esta semana.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, asiste a un acto en memoria de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial en el pueblo de Sant'Anna di Stazzema en Luca (Italia). Foto: EFE

Tillerson, que se reunirá con su homólogo ruso Serguei Lavrov durante un viaje a Rusia que comenzará el miércoles, llamó al país a "reconsiderar cuidadosamente su apoyo al régimen de Al Assad", dijo un alto funcionario del Deparmento de Estado a la prensa en una conferencia telefónica.

La reunión ministerial se celebrará rodeada de amplias medidas en la ciudad. La mayor parte del centro histórico en los alrededores del Palazzo Ducale, sede de las deliberaciones, está cerrada desde la noche del domingo. La policía vigila las pequeñas callejuelas y compara la identificación de los habitantes de la ciudad con las listas del censo.

Desde esta mañana otras zonas de la ciudad permanecen cortadas al tráfico. El diario "La Nazione" habló de una "ciudad acorazada".

A la hora prevista del inicio de la cumbre está previsto que una manifestación parta de la estación de tren.

El Grupo de los Siete se fundó en 1975 y pasó de tener un formato de deliberación informal sobre las crisis económicas a un foro de solución de crisis global.