De acuerdo con un análisis de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), alrededor de 85 por ciento de la flota aérea del país se encuentra parada por la contingencia. Foto: Tomada de Internet
La Asociación Internacional de Transporte Aéreo estima pérdidas de hasta cinco mil 291 mdd en México y pide ayuda al gobierno

La emergencia sanitaria por el coronavirus Covid-19 agudizó la crisis que ya enfrentaban algunas aerolíneas del país como Aeroméxico e Interjet, al mismo tiempo que frenó el crecimiento sostenido que habían mostrado otras como Volaris y VivaAerobus.

De acuerdo con un análisis de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), alrededor de 85 por ciento de la flota aérea del país se encuentra parada por la contingencia, lo que llevará a la quiebra a algunas.

La crisis sanitaria del coronavirus COVID-19 tendrá un fuerte impacto en el transporte aéreo. Se calcula que, en este año, las aerolíneas tendrán pérdidas de 250,000 millones de dólares (mdd), mientras que en México serán de 5,300 millones de dólares, prevé la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

“La propagación del COVID-19 prácticamente ha paralizado el tráfico aéreo a nivel mundial, presentando un desafío sin precedentes para la aviación, el turismo y el comercio”, alertó Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas.

El organismo agregó que, en México, la conectividad aérea es vital, pues se compone de un mercado de más de 100 millones de pasajeros anuales, con 134 destinos internacionales y más de 70 aerolíneas que unen al país con el resto del mundo, favoreciendo la llegada de turistas y evolución de negocios, y es determinante para su estabilidad, desarrollo económico y social.

IATA, que representa a las aerolíneas a nivel global, considera que, de no aplicarse medidas de alivio inmediatas para el sector en el país, las aerolíneas que hoy operan en México no estarán en condiciones de continuar sus operaciones en los niveles anteriores a la crisis, “o en el peor caso, podrían dejar de existir por completo.”

Además, la IATA pidió al gobierno de México aplicar medidas de alivio para el sector, como lo han hecho otros países latinoamericanos:

Tasas y cargos aeroportuarios: Descuento en los costos y tasas aeroportuarias como servicios, rentas, estacionamientos de larga estancia, ampliación del plazo de pago. Reconocemos los esfuerzos hechos por parte de los grupos aeroportuarios (GAP y OMA), sin embargo, no son suficientes, esperamos que los demás operadores sigan este ejemplo.

Extender el plazo de pagos en el suministro de turbosina a través de Petróleos Mexicanos (Pemex) o Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), así como los costos de los servicios a la navegación en el espacio aéreo que brinda SENEAM.

Préstamos, garantías de préstamos y apoyo al mercado de bonos corporativos por el Gobierno o el Banco Central, ya sea de manera directa a las aerolíneas o frente a los bancos comerciales que requieren de garantías para extender el crédito necesario a las aerolíneas. El mercado de bonos corporativos es una fuente vital de liquidez y acceder al mismo requiere de la voluntad y apoyo del Gobierno.

Alivio tributario: Descuentos en impuestos de nómina pagados y/o una extensión en los términos de pago, así como la eliminación temporal de los impuestos incluidos en los boletos o cualquier otro impuesto o tasa gubernamental, incluyendo servicios de aeronavegación.

Ayuda financiera directa para compensar la reducción de ingresos y de liquidez.

Piden poner “en espera” proyecto de Santa Lucía

Ante la continencia generada por el COVID-19 y las afectaciones al sector aéreo, el gobierno mexicano debe analizar y poner en espera el proyecto del aeropuerto de Santa Lucía, consideró la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

En una videoconferencia, el vicepresidente para las Américas de la IATA, Peter Cerdá, estimó necesario que se evalúe en este momento cualquier proyecto de construcción que se pueda llevar a cabo en el país, porque el panorama, sin duda, va a ser distinto cuando se salga de la crisis.

De hecho, señaló, en este momento, por el tiempo que se está extendiendo y al no saber cómo se va a recuperar la demanda, los proyectos de construcción y ampliación deben analizarse de una manera muy estricta.

Con información de Notimex