Propuesta. Según candidatos de Morena, aumentando sueldos se resolvería la problemática de suicidios. / Omar Saucedo
Alrededor del 80%, sino es que más, casos de suicidio en la entidad tienen que ver con cuestiones económicas

Candidatos a diputado local por Morena en Coahuila anunciaron que de llegar al Congreso del Estado plantearán una iniciativa para elevar al triple el salario mínimo en la entidad, ya que consideran que buena parte de los suicidios que se registran es a consecuencia de precariedad económica del suicida o de su entorno.

En conferencia de prensa los aspirantes Roberto Martínez Daniel e Hilda García Badillo, de los distritos XII y XIII, respectivamente, solicitaron el apoyo de la ciudadanía en las urnas con el fin de promover lo que llamaron un “Aumento salarial de emergencia”.

Benjamín Castro, vocero de la campaña de Morena en la región, manifestó que de acuerdo con datos del INEGI, alrededor del 80 por ciento, sino es que más, casos de suicidio en la entidad tienen que ver con cuestiones económicas, por eso buscan revertir este fenómeno.

Agregó que en 2016 se contabilizaron 186 suicidios en Coahuila, de los cuales 59 ocurrieron en la Región Sureste de la entidad, donde el salario promedio es de menos de mil pesos semanales, mientras que en la Comarca Lagunera el sueldo medio es de 800 pesos, por lo que buscan que en el Estado el salario mínimo quede establecido en los 250 pesos diarios.  
“Convocaremos al sector privado a que por razones humanitarias y para detener esta ola de muertes entre nuestros jóvenes por la vía del suicidio otorgue 3 veces más salarios, ya que la nómina de las empresas en la mayoría de los casos no representa ni el 15 por ciento de sus gastos”, comentó la candidata García Badillo.

Los candidatos del partido Movimiento de Regeneración Nacional apuntaron que derivado de la reforma laboral promovida en el actual sexenio la situación de los trabajadores en México es más complicada debido a que hay bajos sueldos sin prestaciones, contratos mensuales, acoso laboral y largas jornadas de trabajo.  

“La política de bajos salarios para atraer inversión impuesta a nuestro país desde el TLCAN, está desintegrando nuestras familias, provocando ansiedad y depresión en nuestros jóvenes, producto de la falta de futuro”, afirmaron los entrevistados.