Alexander Backman, supuesto experto / Foto: Especial
A través de videos publicados en la plataforma YouTube, en su canal 'Conciencia Radio', el supuesto experto, que se llama a si mismo Alexander Backman, lo mismo trata de predecir sismos, que tsunamis o guerras, todos con pronósticos errados


Un supuesto "profesor mexicano-isaraelí" ha venido engañando, durante años, a miles de personas, que han creído su versión sobre que un sismo se puede predecir, lo que ya desmintió el Servicio Sismológico Nacional (SSN), organismo dependiente de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 A través de videos publicados en la plataforma YouTube, en su canal 'Conciencia Radio', el supuesto experto, que se llama a si mismo Alexander Backman, lo mismo trata de predecir sismos, que tsunamis o guerras, todos con pronósticos errados, así como con argumentos pseudo científicos que han sido refutados una y otra vez por reconocidas instituciones.

 Backman ha dicho, entre otras falsedades, que los sismos podrían ser provocados por placas solares, sin embargo, está comprobado que los movimientos telúricos se forman a decenas de kilómetros bajo tierra, por lo que a dichos sitios ni siquiera podrían entrar particulas provenientes del Sol.

 Por ejemplo, el sismo del pasado 19 de septiembre en 2017 -de 7.1 grados en la escala de Richter y que ha dejado casi 300 muertos en todo el país hasta el momento-, ocurrió a 54 kilómetros de profundidad. Y nadie lo pudo predecir.

 A pesar de ello, el supuesto "científico" y "periodista de investigación", ha insistido una y otra vez, que él ha predicho con "exactitud" diferentes terremotos en zonas sísmicas de países como Honduras, Perú, Costa Rica y México.

 

Backam lo mismo asegura vender información secreta de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés), como haber sido abducido y contactado por extraterrestres "quienes le implantaron chips".

 También ha dicho ser profesor de la Universidad de Harvard, de lo cual no se tiene registro. Pero a pesar de todas sus falsedades, sus comentarios -sin fundamentos sustentados-, se han vuelto virales a través de las redes sociales y miles de personas creen en sus mentiras, que se replican sin parar.