Foto: Especial
Mientras se da el estira y afloja entre la federación y los estados, así se ve la cara de la lucha contra el COVID-19

CDMX.-  A pesar de que 31 de 32 entidades de la República Mexicana se encontrarán en color rojo por el riesgo máximo de contagios de COVID-19, el gobierno federal informó que este lunes 1 de junio el país iniciará la “nueva normalidad” con un  mapa y un semáforo de riesgo sanitario para cada uno de los estados, que serán los responsables de establecer las aperturas de actividades económicas y sociales.

El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó un plan de transición, el cual no se aplicará, dijo,  a la fuerza, sino por consenso entre todos los órdenes de gobierno para comenzar con la reapertura de ciertas actividades esenciales.

Recordó que estos son lineamientos generales, por lo que si un gobernador decide no atender, no se pelearán con él. “Yo lo único que repito es  que buscamos siempre trabajar de manera coordinada, podemos tener diferencias, pero son asuntos de interés público, tenemos que trabajar juntos, unidos (…) y nada por la fuerza, nada, nada, absolutamente.

“Pero si un gobernador dice: ‘Yo no estoy de acuerdo, no aplico esto’. Ni modo que nos vamos a enganchar en un pleito. Le diríamos: ‘Pues siga usted su camino, usted va a hacerse responsable ante su pueblo, cada quien debe asumir la responsabilidad que le corresponde’”

“No se acaban las actividades de seguridad sanitaria, [sino que] pasan ahora a la vigilancia y control por parte de las 32 entidades federativas, porque ahora el mapa va a ir cambiando estado por estado. De acuerdo con su nivel de riesgo, semanalmente va a ser notificado por la autoridad sanitaria federal [sobre] cuál es el conjunto de actividades que corresponde con ese nivel de riesgo y los estados serán responsables de establecer las aperturas correspondientes de las actividades que cumplan los criterios que he mencionado, de valor social y de cantidad de personas en la vía pública”. explicó.

MEDICIÓN DE RIESGO

Por su parte Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, detalló que el Semáforo de Riesgo del COVID-19 se basará en la tendencia de casos y hospitalización, porcentaje de ocupación de camas, así como detección de positivos al virus. Simulando un semáforo de tránsito, informó que en esta herramienta habrá cuatro colores, en el que el verde significará que la entidad tendrá un bajo riesgo; por el contrario, el color rojo representará el más alto peligro.

Cada martes el gobierno federal, con información del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, avisará a los gobernadores la evaluación de riesgo de su estado para que tengan libertad y espacio de convocar a sus grupos técnicos y  de asesoría, y analizar esta información.

Entre el martes y jueves, indicó, se abrirá el diálogo para dirimir posibles discrepancias de visiones sobre el nivel de riesgo que se presentará cada semana en los estados, y el jueves por la tarde, en la conferencia vespertina del sector Salud en Palacio Nacional se anunciará cuál es el color del semáforo que guarda cada entidad; una vez anunciado los jueves por la tarde, entra en vigor el lunes siguiente.

Reconoció que de este viernes al lunes 1 de junio, cuando inicia la “nueva normalidad”, el semáforo de riesgo sanitario de la pandemia de coronavirus se mantendrá en rojo, a excepción de Zacatecas, que se encuentra en color naranja, “después empezaremos a ver modificaciones importantes, porque cambiará la condición de riesgo”.