Especial/Lo anterior ha causado controversia entre distintos actores de la población, quien han cuestionado la capacidad de las fuerzas militares para realizarlo protocolos de seguridad pública sin violentar los Derechos Humanos de los mexicanos
Este lunes entró en vigor el decreto por el que se dispone que las fuerzas armadas podrán llevar a cabo tareas de seguridad pública de manera extraordinaria durante los próximos cinco años

Este lunes entró en vigor el decreto por el que se dispone que las fuerzas armadas podrán llevar a cabo tareas de seguridad pública de manera extraordinaria durante los próximos cinco años, en tanto la guardia nacional desarrolla su estructura y las capacidades de implementación territorial según especifica el decreto en el diario oficial de la Federación firmado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Lo anterior ha causado controversia entre distintos actores de la población, quien han cuestionado la capacidad de las fuerzas militares para realizarlo protocolos de seguridad pública sin violentar los Derechos Humanos de los mexicanos.

Diana Iris García, activista integrante de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (FUUNDEC), sostuvo que es preocupante las capacidades que dicho Decreto atribuye al Ejército Mexicano y a la Marina, pues considera que es una medida represiva.

“Si bien es cierto que cuando se instaló la Guardia Nacional, que era también con una competencia civil, pero que muchos eran parte de la Policía Federal nos preocupaba porque no estaban capacitados en un enfoque de Derechos Humanos, ahora es más preocupante porque se trata de medidas represivas que no van a hacer más que dar pie a que la violencia crezca y la población lo padezca”, manifestó.

Indicó que al ser la formación militar específicamente par responder en circunstancias violentas y no para preservar la vida de las personas, la militarización de la fuerzas públicas es alarmante.

En ese mismo sentido cuestionó bajo que organismos, criterios y estrategias será la subordinación de los militares y cómo estos cuerpos estarán fiscalizados.

A este mismo cuestionamiento se sumó Enrique Martínez, abogado del Centro Diocesano para los Derechos Humanos “Fray Juan de Larios”, A.C., quien externó que “es grave la militarización de las fuerzas armadas es grave”.

“Éste decreto que es un cumplimiento de la Ley de la Guardia Nacional, vemos que surge la militarización de lo que es la seguridad pública, lo cual es sumamente preocupante porque la Seguridad Pública en un primer momento corresponde al orden civil y tienen que haber casos sumamente excepcionales para que puedan encargarse de la seguridad pública las fuerzas militares”, dijo.

“Llama la atención que este Decreto señala que son principios que se van ejecutar en situaciones extraordinarias, que serán reguladas, que serán fiscalizadas, coordinadas y complementarias, pero que el propio Decreto no establezca a quien va estar subordinado por ejemplo, concluyó.

En VANGUARDIA estamos comprometidos con brindarte todos los días Información con Valor y por lo mismo nos encantaría que nos siguieras en nuestras redes sociales e interactúes con nosotros y nuestra comunidad en Facebook, así como recibir las noticias al instante en nuestra cuenta de Twitter, así como darte de alta en nuestro premiado newsletter de información para despertar tu mente Jugo Naranja y nuestro newsletter local de VANGUARDIAMX, suscribirte a nuestro canal de Youtube y no dejes de ver nuestra propuesta de hermosas fotos y stories en nuestro canal de Instagram.
No dejes de suscribirte a nuestra edición Vanguardia HD.  

Paloma Gatica

Paloma Gatica se desempeña hace 5 años como periodista en la prensa escrita, se especializa en temas de tecnología, redes sociales, educación y tendencias, así como en derechos de la mujeres y problemáticas sociales en la adolescencia.

Actualmente trabaja como reportera en la redacción de Vanguardia, en donde tiene la oportunidad de incursionar más a fondo en el periodismo digital, desde distintas plataformas, así como en el periodismo de datos. 

Es licenciada en Comunicación (Generación XXXV) egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UA de C, y orgullosamente nacida en Parras de la Fuente.