Con un diseño extremo y materiales super resistentes, Elon Musk volvió a sorprender al mundo con su nuevo lanzamiento

Elon Musk dijo esta semana que estaba preparando “algo diferente”. Y era cierto. El lanzamiento de Cybertruck, la nueva camioneta de Tesla, es una sorpresa absoluta para el mundo automovilístico.

La esperada pick up 100 por ciento eléctrica de la compañía estadounidense es mucho más que un concept car, ya que estará a la venta en 2021 para competir directamente con rivales de la talla de Ford F-150, Rivian R1T y un nuevo producto de Chevrolet. ¿El precio? Desde los 39.900 dólares.

En la presentación de este jueves por la noche en Los Ángeles, Musk dijo que se venderá en tres versiones con diferente autonomía (400, 500 y 800 kilómetros). Acelera de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y alcanza los 177 km/h. 

Musk puso a prueba la camioneta para demostrar su robustez: hizo que Franz von Holzhausen, el jefe de diseño de Tesla, golpeara la puerta de la pick up con un martillo varias veces y afirmó que es “prácticamente a prueba de balas”.

También mostró un video que mostraba que era más fuerte que una Ford F150 y que le podía ganar una carrera de resistencia a un Porsche 911.

La idea es que sea una suerte de tanque. Tesla llama “Exoskeleton” a su estructura exterior de acero que permite soportar golpes y evita abolladuras.

Se suma a eso el “Tesla Armor Glass”, un cristal súper fuerte capaz de absorber impactos y no romperse.

Tesla y problemas

Pero en la demostración de la resistencia de los cristales hubo complicaciones: cuando trató de mostrar cuán irrompible era el “blindado”, las cosas salieron mal.

Una bola de metal lanzada por Holzhausen destrozó las ventanas de la camioneta.

“Lo arreglaremos”, bromeó Musk, nada satisfecho de tener que completar la presentación con los cristales de la Cybertruck con los cristales rotos.