Xabi Alonso (i) se despide a los 35 años después de haber conquistado con la selección española el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2012 y de haber alzado la "Orejona" de la Liga de Campeones en dos ocasiones. Foto: EFE
Xabi Alonso se despide a los 35 años tras haber conquistado con la selección española el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2012, mientras que Philipp Lahm dirá adiós tras una carrera de 14 años en la que atesoró 21 títulos con el Bayern y el Mundial de 2014.

El español Xabi Alonso y el alemán Philipp Lahm pondrán mañana fin a carreras coronadas por los máximos títulos del fútbol festejando junto con el Bayern Múnich el campeonato 27 en la última fecha de la Bundesliga alemana.

El centrocampista Alonso se despide a los 35 años después de haber conquistado con la selección española el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2012 y de haber alzado la "Orejona" de la Liga de Campeones en dos ocasiones, con el Liverpool y con el Real Madrid.

Tras obtener "la décima" Champions con el conjunto blanco, Alonso fichó para el Bayern dirigido por Josep Guardiola. "Xabi Alonso fue una de las mejores y más inesperadas transferencias de los últimos años, un verdadero golpe de suerte", lo elogió el presidente de la junta directiva del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge.

"Un estratega genial, un hombre sumamente inteligente y además un jugador fácil de llevar", abundó el directivo en la antesala de la despedida oficial.

Lahm, de 33 años, dirá adiós tras una carrera de 14 años en la que atesoró 21 títulos con el Bayern y el Mundial de 2014. Capitán de Bayern desde 2011, Lahm fue figura fundamental en el equipo que ganó la triple corona de 2013, cuando levantó los trofeos de la Champions, la Bundesliga y la Copa alemana.

Philipp Lahm (i), de 33 años, dirá adiós tras una carrera de 14 años en la que atesoró 21 títulos con el Bayern y el Mundial de 2014.

Ambos futbolistas serán despedidos en una pequeña ceremonia en el césped del estadio Allianz Arena previa al partido que disputará el Bayern con el Freiburg. El encuentro será sólo de trámite para los bávaros, que se coronaron a tres fechas del cierre campeones de la Liga por quinta vez consecutiva.

El plantel se dirigirá a continuación a la plaza del Ayuntamiento para celebrar con la hinchada y saludarla como es tradición desde el balcón.

Pero antes de eso, las miradas se centrarán en dos partidos en los que se dirimen el tercer puesto de acceso directo a la Liga de Campeones y la permanencia en primera división.

En lo alto de la tabla, detrás del campeón Bayern y del escolta Leipzig, el Borussia Dortmund y el Hoffenheim librarán un duelo a distancia por el tercer lugar. El Dortmund lo ocupa actualmente, pero el Hoffenheim lo iguala en puntaje -61- y sólo está detrás por diferencia de goles.

El Dortmund se traslada al campo del Werder Bremen en un partido que podría ser decisivo para el futuro del técnico Thomas Tuchel, enzarzado en una polémica con la dirigencia del club.

El Hoffenheim al mando del joven Julian Nagelsmann recibirá al Augsburgo, que está decimocuarto y podría caer al puesto de promoción.

En las profundidades, por el contrario, el duelo es directo. El Hamburgo, en el antepenúltimo puesto y con 35 puntos, recibe al Wolfsburgo, un puesto por delante (decimoquinto) y con 37, en una lucha por la supervivencia.

El Hamburgo es el único club que se precia de no haber perdido la categoría desde la fundación de la Bundesliga en 1963. Este año, como ya le ocurrió en 2014 y 2015, podría verse obligado a pelear por la permanencia en un partido de promoción contra el tercero de la segunda división.

Un empate agónico de 1-1 en campo del Schalke lo salvó del descenso directo, pero sigue dos puntos por detrás al Wolfsburgo, el Augsburgo y el Mainz y está condenado a ganar si quiere evitar la promoción.

Los hamburgueses se enfrentarán a Wolfsburgo empeñado en conseguir por lo menos un empate para esquivar el antepenútlimo puesto.

"No me importa la situación del Wolfsburgo porque una cosa está clara: Sólo nos queda un partido (...) Nos vamos a concentrar en nosotros", dijo el técnico del Hamburgo, Markus Gisdol.

Los planes de Gisdol se vieron afectados al sufrir una lesión de aductores el delantero Pierre-Michel Lasogga, un jugador que tuvo una mala temporada pero que consiguió como sustituto el gol del empate que evitó el descenso directo.

Sin embargo espera contar con el atacante Nicolai Müller, recuperado de una lesión, mientras que el Wolfsburgo depositará sus esperanzas en el veterano internacional germano Mario Gómez.

"El Hamburgo es el que tiene la presión. Ellos son los que tienen que ganar. Nosotros conseguiremos nuestro objetivo en Hamburgo", se mostró confiado Gómez.

La cañón que recibe el máximo goleador está peleado esta temporada entre el polaco Robert Lewandowski, que lo ganó el año pasado, y Pierre-Emerick Aubameyang. Lewandowski tiene un palmarés de 30 dianas, una más que el gabonés del Dortmund.

En los encuentros restantes, el Mainz se traslada al campo del Colonia, que está colocado en el séptimo puesto. El Hertha Berlín, quinto clasificado, recibe al Bayer Leverkusen del mexicano Javier "Chicharito" Hernández, en el duodécimo.

El Borussia Mönchengladbach se ve las caras con el colista Darmstadt, el Frankfurt tiene de visitante al Leipzig y el Ingolstadt, cuyo descenso también está sellado, tendrá de huésped al Schalke.