El Presidente advirtió que su Gobierno estará al pendiente para proteger a los trabajadores durante este tiempo de confinamiento ante el coronavirus

 El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo esta mañana que su Gobierno no quiere irse a los tribunales contra las empresas que despidan o que no le paguen a sus empleados durante el periodo de confinamiento por la epidemia de coronavirus, que termina, al menos ahora, el 30 de abril.

“Sí, vamos a estar pendientes protegiendo a los trabajadores, desde luego no queremos tratar estos casos en tribunales, queremos que sean por la actitud responsable, solidaria, fraterna de los empresarios”, afirmó el mandatario durante su conferencia de prensa matutina este viernes.

La Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, es la responsable de mantenerse al tanto de la situación de los trabajadores, dijo el Presidente. Sin embargo, enfatizó que para lograr el cuidado y respeto del empleo se requiere de un comportamiento social y humano, “de dimensión social y humanista de los empresarios”.

Cuando el Consejo de Salubridad General decretó Emergencia Nacional Sanitaria por COVID-19, el 30 de marzo, estableció el paro de labores no esenciales hasta el 30 de abril de este año. El Canciller Marcelo Ebrard Casaubón explicó que en el sector privado hay un entendimiento de que se debe parar por este periodo para poder salir más rápido de la crisis por coronavirus, por lo que consideró que estaba “claro” la obligación de las empresas de pagar este periodo.

También dijo que quien se opusiera a lo contrario, podría hacerse acreedor a multas y, en casos en los que se demuestre negligencia, hasta responsabilidades penales. En la línea del Secretario Ebrard, el Presidente López Obrador expresó que hay empresarios que tiene la posibilidad de resistir, por lo que su Gobierno enfocará sus apoyos a las pequeñas empresas, el sector informal y a las personas más pobres.

“Cuando hay un huracán que devasta un sitio turístico, de una playa (ejemplificó). Son tan importantes los del sector turístico, tan fuertes y con tanta decisión de salir adelante que en un mes, dos meses ya están de pie”, expresó, por lo que solicitó de su apoyo y solidaridad para enfrentar esta crisis.

Hasta ahora, en México la pandemia de COVID-19 ha dejado 50 personas muertas y mil 510 contagios en el país. Ante ello, “el Gobierno va a apoyar más que anda a los más pobres, a los más necesitados”. Sobretodo, al sector informal de la economía, estableció el Jefe del Ejecutivo.

Planteó que su Gobierno cuenta con la solidaridad de muchos empresarios. Reconoció la acción del sector banquero que aplazó por algunos meses los pagos de créditos. “Esto es una ayuda, esto es algo importante. Es una contribución, entonces hay un afán de ayudar en todos los sectores”, recalcó.

Ayer, en Palacio Nacional el sector empresarial se reunió con el Presidente López Obrador para tomar acción en la reactivación económica del país que incluye proteger los empleos de trabajadores y apoyar a las pequeñas y medianas empresas. Carlos Salazar Lomelín, dirigente del Consejo Coordinador Empresarial informó a medios que propusieron que para proteger los empleos de pequeñas empresas se cree un fondo soportado por la Nacional Financiera (Nafinsa) “para que la banca privada pueda darle crédito a estas organizaciones que se quedan sin ingresos y con eso se puedan proteger los empleos”.