Andrés Manuel López Obrador informó durante su conferencia de prensa que el Gobierno de México apoyará a Pemex con el propósito de impulsar la economía y limpiar la corrupción de la empresa

Andrés Manuel López Obrador informó durante su conferencia de prensa que el Gobierno de México apoyará a Pemex con el propósito de impulsar la economía y limpiar la corrupción de la empresa.

"Inyectar recursos, quitar carga fiscal, pero sobretodo limpiar a Pemex de la corrupción, es nuestro desafío", señaló.

Añadió que "los corruptos" dijeron que era imposible rescatar a Petróleos Mexicanos, sin embargo, el Presidente afirmó estar comprometido de "tomar el riesgo".

López Obrador expuso que luego de cuatro años de la reforma energética no se han visto cambios, sin embargo, detalló que la nueva estrategia reflejará cambios positivos en octubre del presente año.

"Yo estoy esperando la autocrítica de los expertos, y hasta ahora no dicen nada", dijo Andrés Manuel y añadió: "El propósito es que se exploten al máximo los recursos del país, sin que exista 'mano sucia'".

La administración de López Obrador prevé hacer una capitalización por mil 300 millones de dólares; aportar mil 800 millones de dólares mediante pagarés del pasivo laboral y 600 millones por la reducción de la carga fiscal de la empresa.

El Presidente informó también, que la producción de Pemex dejará un saldo positivo a la Hacienda Pública de un billón de pesos, lo que equivale a la mitad de su deuda.

Asimismo, señaló que pemex cuenta con la experiencia necesaria, "infraestructura y ganas de cambiar a México", y continuó: "Hay que felicitarnos todos, ya abrimos paso, le decimos "adiós" a la corrupción".

No obstante, Pemex prevé que la producción de los actuales 1.7 millones de barriles por día (bdp) pasen a 2.45 millones de bpd hacia el fin del sexenio.

Andrés Manuel cuestionó lo prometido en la reforma energética, que establecía que la producción estaría arriba de los 3 millones de bpd.