La escritora brasileña estuvo en la FILC donde leyó y conversó con el público sobre la literatura infantil y la promoción de la lectura

Fueron las experiencias personales y el reto de narrar a un público infantil los que llevaron a la entonces investigadora y periodista Ana María Machado a incursionar en el género por el que ahora es más conocida: la literatura infantil.

Me crié en una familia de ese ambiente, de leer cuentos; contarlos solamente era un presente”
Ana María Machado

Su presentación en la Feria Internacional del Libro de Coahuila reunió a chicos y grandes en el Foro de Escritores Coahuilenses, hizo recordar a los asistentes los cuentos de antaño a través de sus libros.

En ellos, las historias clásicas que se desarrollan en un bosque —Caperucita Roja, Ricitos de Oro, Pulgarcito y otros más— convergen en la narración de una pareja de padres contemporáneos que aún le leen a sus hijos, mientras todos intentan resistir el sueño sin terminar revolviendo toda la literatura infantil en el proceso.

Al terminar la lectura, la autora recibió preguntas del público —además de sus aplausos— las cuales indagaron en los inicios de su carrera literaria y las estrategias que propone para fomentar la lectura entre los más jóvenes.

Respecto a sus inicios como autora, respondió a uno de los asistentes, comenzó a la par, tanto en la literatura para niños como trabajando temas más adultos. Sin embargo, en el primer caso ya tenía experiencias no sólo con sus propios hijos, sino también con sus hermanos y primos, pues es la hija mayor de once y pariente de muchos más.

“Yo me crié en una familia de ese ambiente, de leer cuentos; contarlos solamente era un presente y un día me llamaron por teléfono. Era de una revista nueva para niños y estaban buscando autores que jamás hubieran escrito para niños”, comentó.

“En mi primer cuento yo lo hice como creí que se hacía un cuento para niños, pero en mi segundo cuento yo me basé en lo que vivía en mi casa, cuando mi hijo tenía dos años y como todos los niños en esa edad, o casi todos era un problema meterlo al baño”.

Ahora, con la situación en Haití, los haitianos comenzaron a emigrar y en las escuelas de ahí nunca se habían recibido chicos haitianos pero cuando los primeros llegaron a la escuela los niños los recibieron muy bien, los adoraron porque finalmente iban a tener niños bonitos en su clase”.
Ana María Machado

De esa experiencia es que surgió un cuento donde un patito no quiere meterse al agua porque está “muy mojada”. Y aunque en un principio escribir literatura para niños fue un pedido, encontró placentero este tipo de creación y continuó, hasta la fecha, por ese sendero.

Luego, cuando pidieron su opinión sobre las estrategias para el fomento a la lectura expresó que, de hecho, desde su punto de vista, los niños y jóvenes son más aficionados a la lectura de lo que se cree, comprobado por las millones de ventas de libros como “Harry Potter”, “Crepúsculo” y “El Señor de los Anillos”.

“Ellos leen, sólo que no leen lo que a los papás les interesa que lean”, aseguró, “pero están leyendo como nunca y están escribiendo todos los días, creo que los adultos tiene que mirar con otros ojos y no solamente que los jóvenes lean lo que ellos quieren, sino que lean lo que ellos están leyendo para poder charlar con ellos”.

Antes de concluir aprovechamos para preguntarle por su libro “Niña Bonita”, un texto que desde su publicación —hace más de 30 años— se ha traducido a varios idiomas en todo el mundo y es una de los primeras aproximaciones a la lectura de millones de niños.


“Yo escribí niña bonita cuando nació mi hija. Yo tenía dos hijos de mi primer matrimonio y mi primer marido era como yo, moreno y el papá de ella es muy blanco y ella es demasiado blanca cuando la comparamos con los otros, entonces los hermanos jugaban con ella y le preguntaban que cómo le hacía para ser tan blanca, comentó.

“Yo empecé a creer que podía hacer un cuento con eso, pero al revés. Porque en Brasil tenemos muchísimas niñas bonitas que son negritas y empecé a jugar con esto que fue la idea inicial del libro”.

“Es un libro que tuvo una carrera propia, es mi libro más traducido, está en todo el mundo en lenguas que yo no puedo ni descifrar”, agregó. “Pero hace dos o tres meses yo fui al sur de Chile y me encontré con una cosa que me emocionó muchísimo, yo creo hoy que escribí ‘Niña bonita’ para ese momento 35 años después”, contó.

¿Quien es Ana María Machado?
Autora brasileña de varias novelas para adultos y de cerca de un centenar de libros para niños.
En 2000 obtuvo el Premio Andersen, el más prestigioso galardón de las letras infantiles.