El boxeador compartió momentos con los reos | Foto: Cortesía
Acudió al centro penitenciario como invitado a “Guantes por la paz”

Monterrey, Nuevo León.- En su encuentro con hombres que se encuentran recluidos en el Penal de Topo Chico, el campeón mundial de boxeo de peso completo, Andy Ruiz les dijo “todo se puede hacer, pero ánimo, cab…”, esto tras reconocer que él también anduvo en malos pasos y lo salvó el deporte y su familia.

El pugilista acudió al centro penitenciario como invitado a “Guantes por la paz”, un torneo de box intercarcelario en el que participan reclusos de los distintos centros penitenciarios.

El evento tuvo lugar este miércoles y durante su convivencia con los reos, el boxeador se mostró muy conmovido y les dejó un mensaje de esperanza así como de superación.

“Me da mucho gusto estar aquí con ustedes y hablar un poco de mi vida”, comentó.

Añadió que también le tocó afrontar momentos difíciles y estuvo detenido.

"Cambié creyendo en mí, nadie creía en mí, nadie pensaba que iba a ganar porque estaba gordito, pero no, pegaba duro y tenía ese sueño de ser el primer mexicano campeón del mundo (pesado)”, indicó.

Por eso expresó a los internos que "sí se puede" y a los que salgan les pidió que hagan algo positivo.

“Es duro, pero sí se puede”, mencionó.

El pugilista estuvo de lo más amable  ya que saludó, dio autógrafos y los reclusos le aplaudieron su gesto así como la sencillez que mostró.

Ruiz estuvo viendo algunas de las peleas y hasta se dio el tiempo de ofrecer algunas recomendaciones.

También asistieron al lugar el director general del Instituto Estatal de Cultura Física y Deporte (INDE) Jesús Perales Navarro y el boxeador regiomontano Francisco “El Chihuas” Rodríguez.