TRENZA OHHIO Es un producto creado en Ucrania, país que está comercializando este nuevo textil. Foto: Archivos
Una gruesa trenza de microfibras recubiertas de algodón, ligera, mullida, suave y lavable a máquina, permite tejer con las manos y los brazos: mantas, esteras, camas para mascotas e infinidad de prendas y decoraciones hogareñas con el llamado punto gigante

Si te encantan las artesanías hechas a mano para el hogar ya existe en el mercado un material innovador, versátil y manejable, que convierte la confección de mantas y tejidos en un juego. Además hay una nueva técnica de tejido manual que no necesita  agujas, muy sencilla de aprender y divertida de aplicar para cualquier proyecto.

El nuevo material es una gruesa manga tejida sin costuras de algodón mezclado con fibras de poliamida y elastano (para mantener su forma sin perder flexibilidad), rellena de microfibras huecas siliconizadas (el material del que están hechas muchas almohadas) que se comporta muy bien bajo diferentes tensiones, como las lavadoras y secadoras, según sus creadores.

TEJIDOS GRUESOS. Este nuevo material que está ya en el mercado es suave al tacto.

Las creaciones tejidas con este material mediante las manos y los brazos, e inscritas en la tendencia del tejido de punto gigante, son un exponente de belleza sin adornos, que dan ganas de tocar y abrazar y con las que es un placer cubrirse o envolverse.

Los diseñadores y fabricantes del denominado Ohhio Braid (trenza Ohhio) localizados en Kiev (Ucrania) comercializan grandes madejas de este nuevo material textil, así como productos artesanales recién confeccionados y ‘kits’ del tipo ‘hágalo usted mismo’ complementados con videoinstrucciones y tutoriales ‘en línea’ que indican como realizarlos. 

Con las madejas de 20, 40 u 80 metros de trenza puedes tejer -solo con las manos y los brazos- desde mantas, capuchas, gorras y bufandas, hasta pelotas antiestrés, cestas, alfombrillas, cojines, camas para gatos, esteras y prendas de punto y decoración del hogar, todas muy robustas, cálidas y confortables,  siguiendo el denominado estilo ‘v’.