Sinopharm es la segunda vacuna que más se aplica en el país sudamericano después de la rusa Sputnik V. ARCHIVO
Detalló que la vacuna producida por el Instituto de Productos Biológicos de Beijing mostró una eficacia de 78,89% en ensayos clínicos del que participaron 2 mil 730 voluntarios

BUENOS AIRES.- En medio de un operativo de vacunación en cuentagotas y la amenaza de una inminente segunda ola de coronavirus, Argentina aprobó el jueves el uso de la vacuna china Sinopharm para mayores de 60 años.

La medida fue dispuesta por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), el mismo organismo que no había avalado el uso de la vacuna para adultos mayores cuando llegó el primer cargamento en febrero.

“La seguridad analizada en el ensayo de Fase III entre el grupo de vacunados y el grupo placebo, resulta con un perfil aceptable y hasta el momento del análisis no hubo eventos adversos inesperados o graves relacionados al producto”, dijo el Ministerio de Salud en un comunicado mediante el cual anunció la aprobación de ANMAT.

Detalló que la vacuna producida por el Instituto de Productos Biológicos de Beijing mostró una eficacia de 78,89% en ensayos clínicos del que participaron 25.730 voluntarios.

Sinopharm es la segunda vacuna que más se aplica en el país sudamericano después de la rusa Sputnik V. Como estaba autorizada para menores de 60 años, fueron destinadas para personal de salud y maestros.

Argentina, con más de 2,2 millones de contagios y 55.000 muertos, fue de los primeros países de Latinoamérica en iniciar la vacunación, pero la demora en la llegada de nuevas dosis, que el gobierno de Alberto Fernández atribuye a cuestiones geopolíticas y la oposición a una incapacidad del mandatario para negociar con más proveedores, lo ha rezagado por detrás de Chile, Brasil y México.

Según cifras oficiales, Argentina lleva aplicadas 3,4 millones de vacunas pero apenas 645.000 personas recibieron las dos dosis requeridas para tener una mayor inmunidad.