Rescatada. La alcaldesa Patricia Arce fue vejada.
Viven Cochabamba, Vinto y La Paz una de las jornadas de protestas más violentas por el presunto fraude electoral de Evo Morales

LA PAZ, BOL.- Choques entre seguidores y opositores del presidente Evo Morales dejaron un muerto, al menos 20 heridos y una alcaldesa golpeada por una turba ayer en las ciudades de Cochabamba, Vinto y  La Paz, en una de las jornadas más violentas en tres semanas de protestas tras las elecciones de las que el gobernante se declaró triunfador en medio de acusaciones de un supuesto fraude electoral.

Cocaleros y campesinos afines al mandatario llegaron a esa ciudad del centro de Bolivia para apoyar a Morales y desbaratar las barricadas opositoras que bloquean calles y avenidas de la ciudad tras los comicios del 20 de octubre. Los grupos antagónicos chocaron en varios sitios.

MUERE UN JOVEN

Televisoras mostraron imágenes de la turba en batalla campal en las calles con piedras y palos. Funcionarios del Defensor del Pueblo confirmaron 20 heridos, uno de ellos fue internado con muerte cerebral, según fuentes médicas. Poco después, sus familiares informaron que el joven murió.

The Associated Press no pudo confirmar esta información, pero una publicación del diario local Los Tiempos difundía un informe médico sobre el fallecimiento.

Las oficinas de la alcaldía de Vinto fueron incendiadas y la alcaldesa oficialista Patricia Arce fue agredida y retenida por opositores que la acusaron de trasladar gente para enfrentarlos.

TENSIÓN EN LA PAZ

Anoche la tensión se trasladó a La Paz donde arribó el líder cívico del movimiento opositor Luis Fernando Camacho con fuerte resguardo policial para entregar la carta de dimisión de Morales bajo la acusación de fraude electoral.

Grupos rivales chocaron a la salida del aeropuerto y la policía los trataba de dispersar con equipo antimotines. Manifestantes de ambos se apostaron cerca de la casa de gobierno, que estaba bajo fuerte custodia policial. Al parecer la carta sería entregada hoy.

“El mandato es entregar la carta y estoy decidido a cumplirlo”, declaró a la televisora Unitel, que acompañó en el avión al presidente del influyente Comité Cívico de Santa Cruz. Más tarde llamó a la calma.

POLARIZACIÓN

> En nueve de las 10 mayores ciudades del país hubo cortes de rutas, barricadas callejeras, marchas y reyertas.

> Santa Cruz, un reducto opositor y motor agroindustrial del país, permanecía casi paralizada por la huelga del Comité Cívico.