Foto: Especial
El grupo que representa a los fabricantes de vehículos extranjeros en EU dijo que los aranceles dañarían al sector automotriz y aumentarían los precios para los consumidores

Global Automakers (GA), grupo que representa a los fabricantes de vehículos extranjeros en Estados Unidos, rechazó la propuesta del presidente Donald Trump sobre imponer aranceles a la importación de automóviles provenientes de la Unión Europea. 

El presidente de la agrupación, John Bozzella, señaló en un comunicado que los aranceles “dañarán al sector del automóvil de EU, que está compuesto por catorce fabricantes, todos ellos globales y de los que diez son fabricantes internacionales".

"Cada una de estas compañías emplea trabajadores estadunidenses para producir automóviles en Estados Unidos, y los aranceles aumentarán sustancialmente los precios para los consumidores", añadió Bozzella.

Según la asociación, si Trump impone los aranceles anunciados, el precio de los vehículos importados aumentará una media de 5 mil 800 dólares, lo que costaría a los consumidores 45 mil millones.

GA también rechazó el argumento del Trump para estudiar aranceles por razones de "seguridad nacional" y dijo que los 130 mil estadunidenses empleados por los fabricantes extranjeros "no son menos patriotas" que otros.

Trump ha amenazado con imponer aranceles de 25 por ciento a los vehículos importados de países como Canadá, Europa, México y China indicando que estas importaciones pueden ser una amenaza para la seguridad del país, utilizando una ley de 1962, durante la Guerra Fría.

"No hay justificación de seguridad nacional para imponer aranceles a las importaciones de vehículos o componentes o discriminar entre compañías globales con sede aquí o en países aliados", dijo Bozzella.

Además, añadió que si finalmente la administración Trump impone los aranceles, los países afectados tomarán represalias, ya anunciadas, "colocando a los trabajadores estadunidenses del sector en la primera línea de este conflicto comercial".