Videos de varios usuarios captaron el momento en que, por lo menos, seis oficiales llegan a pedir a los hombres que se vayan del lugar. / Tomado de video
Por lo menos, seis oficiales llegan a pedir a los hombres que se vayan del lugar.

Tremendo lío con los derechos humanos. Starbucks fue acusada de racismo, luego de que la empresa pidiera a la policía que arrestara a dos hombres afroamericanos que estaban sentados dentro de la cafetería.

Todo ocurrió en una tienda ubicada en la ciudad de Filadelfia, Pensilvania. Videos de varios usuarios captaron el momento en que, por lo menos, seis oficiales llegan a pedir a los hombres que se vayan del lugar.

Un hombre identificado como Andrew Yaffe, dijo que los dos hombres negros lo esperaban dentro de la tienda. Para cuando llegó, la policía los sacó a la fuerza del lugar. Los oficiales dijeron que cumplían con un reporte que recibieron al 911 y los arrestaron por allanamiento.

Los afroamericanos arrestados fueron esposados, llevados a la comisaría y liberados sin cargos en la madrugada del viernes 13 de abril.

Melissa DePino, una usuaria de Twitter, grabó con su teléfono el momento en que sacaban a estos hombres. Por tratarse de Starbucks, en poco tiempo se volvió viral y generó más de 5 millones de reproducciones.

“Llamaron a la policía porque estos hombres no habían ordenado nada. Esperaban a que llegara un amigo, los sacaron esposados por no hacer nada. Toda la demás gente blanca se pregunta por qué nunca nos ha pasado esto cuando hacemos lo mismo, dice DePino en su tweet. 

De acuerdo con el Washintong Post, la abogada de los hombres negros dijo que ellos le comentaron a una empleada que esperaban a Yaffe. Tiempo después llegó el reporte de que una mujer había llamado a la policía.

Por su parte, Kevin Johnson, CEO de la empresa, pidió disculpas por lo ocurrido: “Lamentamos que nuestras prácticas y entrenamiento hayan conducido a esta acción represiva en nuestra tienda de Filadelfia. Tomamos acción inmediata para aprender de esto y ser mejores”.

Pedimos disculpas a estas dos personas y a nuestros clientes que están decepcionados por este arresto. Nos lo tomamos en serio y claramente tenemos mucho trabajo que hacer cuando se trata de manejar incidentes dentro de las tiendas. Estamos revisando nuestras políticas y nos comprometemos con nuestra comunidad y el departamento de policía, para tratar de asegurarnos que este tipo de no vuelvan a pasar en nuestras tiendas.”