Foto: Especial
El órgano decidió "asumir las competencias para legislar sobre las materias dirigidas directamente a garantizar la preservación de la paz, la seguridad, la soberanía, el sistema socioeconómico y financiero, los bienes del Estado y la preeminencia de los derechos de los venezolanos", según el decreto

La Asamblea Nacional Constituyente que rige Venezuela con poderes absolutos acordó este viernes por unanimidad asumir competencias del Parlamento controlado por la oposición.

El órgano decidió "asumir las competencias para legislar sobre las materias dirigidas directamente a garantizar la preservación de la paz, la seguridad, la soberanía, el sistema socioeconómico y financiero, los bienes del Estado y la preeminencia de los derechos de los venezolanos", según el decreto.

El acuerdo, que incluye la potestad de dictar leyes, fue tomado en una sesión a la que se negó a asistir la junta directiva del Parlamento, que había sido citada el jueves por la presidente de la Asamblea Constituyente, la ex canciller Delcy Rodríguez.

El decretó recordó que "todos los órganos del poder público se encuentran subordinados a la Asamblea Nacional Constituyente", lo cual fue desconocido —agregó— por el Congreso al no comparecer sus directivos a la sesión.

"¡No vamos a permitir más desviaciones de poder! (…) ¡Llegó la Constituyente a poner orden!", advirtió Rodríguez antes de la lectura del acuerdo.

En una carta abierta, la junta directiva del Parlamento reiteró que desconoce "la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, sus mandatos y todos los actos emanados de la misma".

"No compareceremos ante la mentira constituyente. No estamos obligados a hacerlo", anunció el bloque opositor.

A fines de marzo pasado, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acusado por la oposición de servir al Gobierno, había asumido funciones del Parlamento, lo que provocó amplio rechazo internacional y lo hizo dar marcha atrás en menos de dos días.

Aunque revirtió entonces su decisión, desató una ola de protestas que dejaron más de 130 muertos entre abril y julio.

Representantes de todos los poderes públicos, incluido Maduro, han acudido, desde el 4 de agosto que se instaló la Constituyente, a sus sesiones para subordinarse frente a un "suprapoder" que funcionará por al menos dos años, más allá del período del mandatario, que finaliza en enero de 2019.

Luisa Ortega deja Venezuela

Luisa Ortega Díaz, la fiscal general de Venezuela que fue destituida de la Fiscalía por la Asamblea Constituyente impulsada por Nicolás Maduro, ya no se encuentra en territorio venezolano.

Fuentes de Infobae confirmaron que la funcionaria chavista que se rebeló contra el régimen militar de Nicolás Maduro partió desde Venezuela hacia un destino incierto, aunque se estima que iría a Colombia o a Brasil.

Esta maniobra se produce un día después de que el Servicio Bolivariano de Inteligencia allanara su residencia en Caracas, y después de que el nuevo fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, pidiera la detención del diputado Germán Ferrer, esposo de Ortega.

Luis Almagro denuncia golpe de Estado, convoca a sesión extraordinaria de la OEA

"La disolución fraudulenta de la Asamblea Nacional (Parlamento, de mayoría opositora) por la Asamblea Constituyente (impulsada por Nicolás Maduro) es profundización del golpe de Estado en Venezuela", escribió Luis Almagro, secretario general de la OEA, tras la maniobra del régimen chavista este viernes.

A través de Twitter, Almagro convocó a una reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA por la crisis en Venezuela. "Hoy es más imperativo que nunca", dijo.

Advirtió que "la Asamblea fue elegida por el pueblo soberano por sufragio directo" y, por eso, "su disolución es ilegítima e inconstitucional".