Voluntarios y autoridades ayudan a sacar a este hombre de los escombros. Foto: AP
El fuerte sismo, que se registró la madrugada del miércoles, provocó daños en edificios y decenas de heridos. Los equipos de rescate buscan supervivientes entre los escombros. Las poblaciones de Norcia, Arquate y Amatrice son las más afectadas.

Un terremoto de magnitud 6.2 en la escala de Richter remeció Roma y el centro de Italia cerca de las 3:00 de la mañana hora local de este miércoles, de acuerdo con la valoración del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), dejando al menos 73 fallecidos y decenas de heridos, según el reporte oficial de Protección Civil italiana. Entre los fallecidos hay numerosos niños.

Las localidades más afectadas son Amatrice y Accumoli, cerca de Rieti, a unas 80 millas (100 kilómetros) al noreste de Roma, aunque el temblor se sintió más allá de la región de Lazio, en Umbría y Le Marche, en la costa del mar Adriático.

El jefe de la Protección Civil, Fabrizio Curcio, confirmó a la prensa que "muchos edificios quedaron destruidos" en muchas localidades y que se teme por la vida de sus habitantes. La jefa de emergencias de la Protección Civil, Immacolata Postiglione, quien ofreció la cifra oficial de 38 las víctimas mortales, advirtió que "hay muchas personas aún bajo los escombros".

Varios medios italianos, como La Repubblica y Il Corriere de la Sera elevan la cifra de fallecidos a más de 60.

Los daños también fueron severos en Norcia, Pescara del Tronto y Arquate del Tronto. Las autoridades siguen buscando a decenas de desaparecidos entre las ruinas. "Mi hermana y mi hermano están bajo los escombros. No dan señal de vida. Se oyen sólo los gatos", lamentó angustiado a AFP Guido Bordo, de 69 años, en la ciudad de Accumoli.

El movimiento de tierra, al que siguieron varias replicas, despertó a la población incluso en Roma, a unas 93.21 millas (150 km) del epicentro, que fue ubicado por el USGS cerca de Norcia, una ciudad de la región de Umbría.

Al alba, residentes, operarios de protección civil e incluso sacerdotes comenzaron a retirar escombros con palas, excavadoras y hasta con las manos para intentar localizar a sobrevivientes.

"Necesitamos motosierras, cizallas para cortar barras de hierro y gatos para retirar vigas: de todo, necesitamos de todo", dijo Andrea Gentili, trabajadora de protección civil, a la AP.

Los bomberos logran rescatar a un sobreviviente en Accumoli. Foto: AP

El alcalde de Accumoli, un pequeño pueblo localizado cerca del epicentro y entre los más afectados, Stefano Petrucci, describió como "dramática" la situación.

"La situación es dramática. Hay muertos y edificios destruidos. No logramos sacar aún la gente", aseguró conmovido.

El centro de Amatrice quedó arrasado, con palazzos enteros reducidos a escombros. Piedras y trozos de metal cayeron sobre las calles y los aturdidos residentes se congregaron en plazas mientras las réplicas se sucedían a lo largo de la madrugada, algunas con una magnitud de hasta 5,1.

Sergio Pirozzi, alcalde de la localidad italiana de Amatrice, en la provincia de Rieti, en la región del Lacio, confirmó que "la mitad de la localidad" ha sufrido fuertes daños.

"La mitad de la localidad ya no existe, la gente está bajo los escombros", declaró temprano Pirozzi a la cadena privada Sky.

El alcalde de Amatrice confirmó que se han producido derrumbes en varios edificios y puentes que complican el acceso a la zona por parte de las autoridades italianas, que tratan de ayudar a las personas que se encuentran "bajo los escombros".

Foto aérea de cómo quedó la población de Amatrice, en el centro de Italia, tras el terremoto de la madrugada del miércoles. Foto: AP

Pirozzi hizo un llamamiento a las autoridades del país para liberar las calles lo antes posible y poder ayudar a los posibles heridos afectados.

"Tenemos espacio para que vengan helicópteros de socorro, pero la prioridad es liberar las calles", insistió, al tiempo que señaló que "es difícil" actuar en estos momentos porque "se trabaja sin luz".

"No sé qué decir. Estamos viviendo una inmensa tragedia", apuntó Savino D'Amelio, cura en una parroquia de Amatrice. "Solo esperamos que haya el menor número de víctimas posible y que tengamos el coraje para seguir adelante".


"En un momento se ha caído todo", contó Marco, un sobreviviente en Amatrice citado por el diario italiano La Repubblica.

La oficina del primer ministro, Matteo Renzi, dijo en un mensaje en Twitter que la maquinaria pesada está en camino.

El municipio italiano de Norcia también sufrió daños graves en diversos edificios, informaron las autoridades italianas.

"Los daños son innumerables", confirmó el alcalde de Norcia, Nicola Alemanno, la televisión pública.

El alcalde aseguró que entre los edificios afectados está la iglesia de San Benedetto, que ha sufrido derrumbes parciales significativos.

Terremoto en Italia

Fuentes del cuerpo de bomberos indicaron que están teniendo dificultades para acceder a Accumuli debido al estado de las carreteras, dijo Efe.

La policía forestal de Italia sacó a docenas de personas vivas en la localidad de Pescara del Tronto, una de las más afectadas por el sismo, pero los equipos de rescate no han llegado todavía a la aldea cercana de Peracchia di Acqua Santa Terme.

La policía forestal se unió a carabinieri, bomberos, equipos de protección civil, operarios de la Cruz Roja, ejército y tropas de montaña en las operaciones de rescate en las localidades afectadas por el sismo en el centro de Italia.

Un habitante de Arquate del Tronto, citado por RaiNews, informó que estaban destruidos varios edificios de este poblado a 16 millas (25 km) de Nurcia y que ignoraba si había personas heridas.

"Los habitantes están en la plaza central. Muchos edificios se han derrumbado", dijo.

Más temprano una habitante de la zona de Rieti había relatado a RaiNews 24 que la población abandonó corriendo sus domicilios en mitad de la noche al sentir "una fuerte sacudida".

Los heridos del terremoto están siendo trasladados a los hospitales cercanos como el de la ciudad de Rieti o L'Aquila, donde se produjo el devastador terremoto de 2009, ya que los centros médicos de la zona han sufrido también daños.

Algunos de los heridos fueron trasladados en helicóptero a hospitales de Roma desde las localidades afectadas.