Desde sus balcones los italianos sobrellevan el encierro obligatorio en sus casas cantando en las noches.

Cánticos espontáneos y música salen desde los balcones y las ventanas de varias ciudades de Italia, un modo de infundir ánimos a las personas que esperan, confinadas en sus casas, a que pase la crisis del coronavirus

El Gobierno ha sido claro: todo el mundo debe permanecer en su domicilio a no ser que sea por estrictos motivos de trabajo o de salud y las tiendas que no sean esenciales deben echar el cierre hasta el próximo 25 de marzo para evitar contagios

Y el país, en líneas generales, está obedeciendo. 

En las largas horas en casa, la música surge espontáneamente como un instrumento para demostrar cercanía y fortaleza y, en los barrios de algunas ciudades, grupos de ciudadanos han entonado desde sus ventanas coros ya virales en las redes sociales. 

En la monumental ciudad toscana de Siena (centro del país) algunos de los integrantes del distrito de la Oca, que participa en el tradicional Palio, irrumpieron en la noche con uno de los himnos más típicos del lugar, el "Canto de la Verbena" o "Y mientras Siena duerme". 

También en algunos barrios de Nápoles, en el sur, se ha escuchado cantar a los vecinos desde los balcones temas como "Napul'è", la oda a la ciudad del Vesubio de uno de sus cantautores más venerados, Pino Daniele, fallecido en enero de 2015. 

Las personas en los balcones del Quartieri Spagnoli cantan juntas y exhiben la bandera italiana para animarse, ya que están encerradas en Nápoles, Italia. Foto: EFE

En la cercana Salerno, también en el sur, algunos vecinos han entonado el himno nacional, el "Himno de Mameli", para transmitir cercanía y fuerza a quienes lo escucharan. 

Más mundana es la demostración de ánimo de Turín (noroeste), donde un grupo de jóvenes convirtieron un edificio señorial del céntrico barrio de San Salvario en un escenario, bailando desde los balcones de al menos cinco casas "La Macarena" de Los del Río. 

Pero la música y el entretenimiento también llega a las casas de los italianos a través de la televisión pública, la RAI, con una programación especial, tal y como reclamó al iniciarse la crisis el ministro de Cultura, Dario Franceschini. 

 

Y por Youtube, con un canal titulado "L'Italia Chiamò", destinado a recoger fondos para la Protección Civil en el que participan artistas, periodistas y museos e instituciones culturales de todo el país durante las veinticuatro horas del día. 

 

La retransmisión ofrece además recorridos por las excavaciones de Pompeya, con lecciones de su director, Massimo Osanna, o se muestran las colecciones en la Galería de los Uffizi de Florencia, del Museo Egipcio de Turín o de las romanas Escuderías del Quirinale. 

 

También en las redes sociales surgió la campaña "#Iosuonodacasa" (Yo toco desde casa), con la que músicos como Gianna Nannini, Ermal Meta, Gigi D'Alessio o Fabrizio Moro ofrecen conciertos a través de directos en Facebook o Instagram.

A estas iniciativas se ha sumado la Academia de España en Roma. Los dieciséis artistas residentes que permanecen en la ciudad irán mostrando cada día sus trabajos, tal y como adelantó en Twitter la directora de esta institución cultural, Ángeles Albert. 

"Los 150 años de Academia nos han enseñado muchas cosas. Si miramos atrás, al pasado, hemos visto cómo esta historia compartida entre Italia y España hizo que en esta Academia durante la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil los residentes, creadores y artistas vivieran, se quedaran y siguieran trabajando", explicó. 

Ahora, en una situación "muy diferente" como es esta pandemia, los residentes que "han decidido quedarse en Roma y seguir con sus proyectos" ofrecerán su mirada a esta ciudad "maravillosa", subrayó la directora, con el célebre templete de Bramante a sus espaldas.

Italia trata de sobrellevar así el "gran esfuerzo" pedido desde el Gobierno para contener la pandemia, que ya ha infectado a 15.113 personas y causado la muerte a 1.016, sobre todo en las regiones del norte, de acuerdo a los últimos datos de Protección Civil.